REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA




PODER JUDICIAL
Circuito Judicial Penal del Estado Portuguesa
TRIBUNAL DE JUICIO

Guanare, 21 de julio de 2006
Años 196° y 147°

N° 12 - 06
CAUSA: 2M-141-06

JUEZ PRESIDENTE: Abg. Lisbeth Karina Díaz de Tovar.

ESCABINOS TITULARES Mújica Velásquez Rosa Mercedes.
Batista Christian Ramón.

SECRETARIO: Abg. Juan Alberto Valera.

ACUSADOR: Fiscal Segundo del Ministerio Público
Abg. José Torres Leal
Fiscal Décimo Séptimo Nacional con Competencia Plena Abg. Rómulo Pacheco.

VICTIMAS: Herrera Carlos Wilfredo.
Monagas Petra del Carmen.
Adolescente “Identidad Omitida”
Niña “Identidad Omitida”.
Perozo Aguilar José Germines.


ACUSADOS:

Briceño Norquis Coromoto.
Silva Dimas Ramón.
Camacaro Gerardo Antonio.
Lugo Nerio Germán.

DEFENSORES PRIVADOS: Abg. Rafael Omar Linares.
Abg. José Ángel Añez.
Abg. Miguel Alvarado Piña.


DELITOS: Homicidio calificado por la alevosía
Lesiones intencionales graves calificadas
en grado de instigadora y complicidad correspectiva.


Se inició el juicio oral y público en fecha 12 de junio 2006, en la presente causa seguida contra los ciudadanos Briceño Norquis Coromoto, venezolana, natural de Acarigua Estado Portuguesa, nacida en fecha 14-12-1967, titular de la cédula de identidad N° 10.726.153, viuda, agricultora y residenciada en el Barrio 23 de Enero, sector 1, calle la manga, Guanarito Estado Portuguesa; Dimas Ramón Silva, venezolano, natural de Guanare Estado Portuguesa, nacido en fecha 23-01-1967, titular de la Cédula de Identidad N° 9.408.253, casado, funcionario policial y residenciado en la Urbanización La Gracianera, sector III, calle 18 con avenida 10, casa N° 51, Guanare Estado Portuguesa; Gerardo Antonio Camacaro, venezolano, natural de Ospino Estado Portuguesa, nacido en fecha 30-09-1963, titular de la cédula de identidad N° 9.251.390, soltero, funcionario policial y residenciado en la Urbanización Luisa Cáceres de Arismendi, calle 1, casa N° 13 (detrás de la Comisaría Los Próceres), Guanare Estado Portuguesa y Nerio Lugo González, venezolano, natural de Guanare Estado Portuguesa, nacido en fecha 01-01-1969, titular de la cédula de identidad Nº 10.721.429, soltero, funcionario policial y residenciado en el Barrio La Comunidad Vieja, calle 1, casa N° 19, Guanare Estado Portuguesa; por la presunta comisión de los delitos de homicidio intencional calificado por la alevosía y lesiones intencionales calificadas en grado de instigadora para la primera de las nombradas y complicidad correspectiva para los demás, previstos y sancionados en el artículo 406 numeral 1° y 415 en relación con el artículo 418 en concordancia con los artículos 83 aparte único y 424, todos del Código Penal en perjuicio de Carlos Wilfredo Herrera (occiso), Adolescente “Identidad Omitida”, José Germires Perozo Aguilar y una niña cuya identidad de omite por razones de ley, delitos imputados por el representante de la Fiscalía Segunda del Ministerio Público.

Iniciado el debate en fecha 12 de junio de 2002, las partes expusieron sus alegatos iniciales y decidido como punto previo la solicitud de nulidad y excepción opuesta por el Abogado Rafael Omar Linares, en su condición de defensor de la acusada Norquis Briceño, se procedió de conformidad con el artículo 353 del Código Orgánico Procesal Penal a la recepción de los órganos de prueba, iniciándose con los ofrecidos por el Fiscal del Ministerio Público, recepcionandose las testimoniales de los ciudadanos Monagas Petra del Carmen, José Germines Perozo, Herrera Monagas Carlos Gregorio, Castillo Herrera Osman Oswaldo y de un niño de quien se omite su identidad de conformidad con el parágrafo segundo del artículo 65 de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y Adolescente. En este estado, se acordó el aplazamiento para el día 13 de junio de 2006, oportunidad en que se recepcionó las testimoniales de los expertos Rafael Luis Bruzual, Miguel Segundo Pérez, José Luis Carrillo, y Horysmar Valera, dado el número de órganos de prueba a recepcionar se aplazó para el día 15 de junio de 2006, fecha en la que se recepcionó las testimoniales Julio César Pontón, Ovidio Pérez Abreu, Milton Jesús Perdomo, Sabrina Sara Oráa, Naudy Javier Moyetones Brito, Adelmo Materán, Albino Briceño, Yonny Díaz, Angy Chávez , Crispín Hernández, Henry Bracamonte y Yumara Paredes, testimoniales ofrecidos por la defensa de los acusados Dimas Ramón Silva, Gerardo Antonio Camacaro y Nerio Lugo.

Se continuó el día 20 de junio de 2006, con la recepción de las testimoniales del experto Dr. Orlando Croce ofrecido por el Ministerio Público, los ciudadanos Juan José Gutiérrez, Luis Antonio Escobar, Luis Alexis López y Fernando Cevallos ofrecidos por la defensa de la acusado Norquis Coromoto Briceño, asimismo se recepcionó la testimonial de Sonia Escalona Villarreal, ofrecida por la defensa del acusado Gerardo Antonio Camacaro, suspendiéndose el debate por inasistencia de expertos y testigos debidamente citados, para reanudarlo el día 28 de junio de 2006, de conformidad con el numeral 2 del artículo 335 del Código Orgánico Procesal Penal, en concordancia con el artículo 357 eiusdem, oportunidad en que se recepcionó a los expertos Jorge Morón, Sadiel Ramírez y al testigo Valenzuela Grisman Wilmer Eduardo, procediéndose seguidamente a la incorporación por la lectura de los reconocimientos de imputados realizados en fecha 15 de septiembre de 2005 y del expediente sin número de Finca La Providencia, remitido mediante oficio N° 1442 de la Oficina de Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Gobernación del estado Portuguesa, declarándose concluido el debate probatorio, aplazándose las conclusiones y deliberación para el día 29 de junio de 2006, tomando en consideración lo avanzado de la hora, oportunidad en que cada una de las partes ejercieron sus derechos de conclusión y replica, se dictó el dispositivo del fallo, una vez indicados los fundamentos de hecho y de derecho, acogiéndose el Tribunal por lo avanzado de la hora, al lapso de diez días para la publicación integra de la sentencia de conformidad con el artículo 365 eiusdem, la cual se hace en los siguientes términos:

HECHOS Y CIRCUNSTANCIAS OBJETO DEL JUICIO
El Ministerio Público representado por el Fiscal Segundo, expuso verbalmente los hechos que le imputaba al acusado de la siguiente manera: “ los hechos que se le imputan a estos ciudadanos ocurrieron el día viernes 12-08-2005, específicamente en la finca N° 35, ubicada en el Asentamiento Campesino Ramón Lepaje sector Palmarito del Municipio Guanarito del Estado Portuguesa, al momento en el que el ciudadano William Linarez Bastidas en su condición de obrero y trabajador de la finca a solicitud de su patrona y propietaria de esa finca ciudadana Briceño de Jiménez Norquis se trasladó a ese lugar por que ella le manifestó que iban unos policías adscritos a la Seguridad Ciudadana quienes efectuarían un desalojo de las personas que invadieron su finca, siendo aproximadamente a las 06:00 p.m. llegó un ciudadano identificado como Freddy Antequera Lucena, quien es concubino de la mencionada ciudadana en una camioneta marca Chevrolet, modelo caribe 442, color rojo, en compañía de los cuatro funcionarios de la policía del estado Portuguesa quienes después que sostiene una conversación con él y éste al retirarse del lugar le manifestaron a William Linarez Bastidas, que a las 10:00 horas de la noche iban a sacar a la gente que se encontraba invadiendo la finca, posteriormente y a la hora mencionada salieron hasta la vivienda con la finalidad de desalojar a los presuntos invasores del lugar los cuatro policía quienes iban a pie y a bordo de un caballo el ciudadano William Linarez Bastidas, éste último cumpliendo las órdenes de su patrona guió a los policías y les cargó un envase de gasolina específicamente conocida coloquialmente como pipa, recorrieron aproximadamente como 800 metros para llegar a la casa de José Germires Perozo Aguilar, a quien golpearon, amarraron y lo conminaron a llevarlos al rancho de su vecino el hoy occiso Carlos Herrera, al llegar a la casa de éste los cuatro ciudadanos comenzaron a darle golpes a la puerta y en virtud de que estas personas no atendieron al llamado por parte de ellos rompieron una tabla de la puerta y comenzaron a disparan en su contra, siendo esto un hecho abominable por cuanto estas personas que se encontraron allí no tuvieron la precaución de cuántas personas se encontraban dentro del lugar y al repeler esta acción una de las victimas Carlos Wilfredo Herrera, accionó un arma de fuego tipo escopeta en contra de ellos y logra lesionar a uno de los funcionarios policiales producto de este hechos, de estos abominable hechos ocurridos en esta misma fecha en contra de Carlos Wilfredo Herrera y en contra de sus hijos que resultaron lesionados, ellos huyen se van del lugar derivados de la acción repelida por resultar uno de ellos lesionado y posteriormente este ciudadano quien resulta lesionado Carlos Wilfredo Herrera, es trasladado horas después y lamentablemente fallece en el traslado hacia el centro asistencial más cercano, es por ello que desde un inicio el Ministerio Público a imputado los delitos a los tres funcionarios policiales de homicidio calificado por alevosía, por haber actuado con premeditación, por no haber tomado en cuenta las circunstancias especiales del ser humano, de encontrase dentro de un rancho la cantidad de cuatro o cinco personas y disparar a mansalva, con el hecho de amedrentarlos a los fines de que ellos desalojaran ese lugar y de igual manera se le acusa y se le ha acusado a la ciudadana Briceño de Jiménez Norquis, porque fue la encargada de contratar a estas personas para amedrentar, de manera tal que ella los instigó y favoreció a que existiera la condición del hecho punible y estos hechos serán debidamente demostrados por el Ministerio Público, porque el Ministerio Público tiene el deber de demostrar estos hechos imputados a través de cada uno los medios probatorios que fueron debidamente admitidos por el Tribunal de Control en la audiencia preliminar.

Por su parte la defensa de los acusados Dimas Ramón Silva, Gerardo Antonio Camacaro y Nerio Germán Lugo, representada por el Defensor Privado, Abogado José Ángel Añez, expuso en sus alegatos iniciales: “ Esta defensa ciudadana Juez, primeramente quiere dejar una introducción en orientación a los Escabinos, sabemos que la participación ciudadana viene siendo uno de los principales logros y de satisfacción recogidos en los principios establecidos en el articulo 3 del Código Orgánico Procesal Penal, donde ustedes a partir del día de hoy con la apertura de este Juicio oral y público podrán tener un contacto directo con los medios de pruebas que fueron ofrecidos tanto por el Ministerio Público para sustentar su alegato como los medios de pruebas ofrecidos por la defensa para debatir tales hechos, esta participación ciudadana es un derecho que tienen los acusados hoy presentes de que se administre justicia por las personas pares, es decir, aquellos ciudadanos que vienen de la sociedad, y un deber de ustedes de participar de esta manera directa como escabinos “ .

Continuó el abogado defensor argumentando: “… luego de haber escuchado los alegatos esgrimidos por la representación fiscal como titular del Estado, está defensa quiere dejar muy claro que rechaza, contradice y niega tanto los hechos como la calificación jurídica dada, como lo es la de homicidio intencional calificado por alevosía y lesiones intencionales calificadas en grado de complicidad correspectiva para los ciudadanos Dimas Ramón Silva, Gerardo Antonio Camacaro y Lugo González Nerio, en relación a los hechos ocurridos en el Asentamiento Campesino Ramón Lepaje, sector Palmarito, el día viernes 12-08-2005, esta defensa ratificará la presunción de inocencia que los ha asistido desde el inicio del proceso, por cuanto así lo hará saber a ustedes ciudadanos jueces con la recepción de esos medios de pruebas, donde ustedes podrán tener ese contacto directo a través de los sentidos, que los ciudadanos hoy acusados en ningún momento estuvieron el día viernes 12-08-2005 en el Asentamiento Campesino Ramón Lepaje, tratará la defensa de desvirtuar, de echar por tierra los hechos atribuidos a cada uno de ellos, es por eso que ustedes necesariamente en esa operación lógica racional que tendrán que hacer, ustedes a través de esos medios de pruebas llegaran en su conclusión del debate a determinar efectivamente si el Fiscal del Ministerio Público pudo probar o no pudo probar la responsabilidad y en caso de ser contrario tendrán entonces que decidir favorablemente a lo peticionado por la defensa, es en el día de hoy con esta apertura del juicio oral y público que ustedes tienen esa gran labor, esa gran función de administrar justicia en nombre del Estado, una enorme y bella función y que con eso tendrán ustedes en sus manos también en determinar si esas pruebas fueron contundentes y determinar la vida de estos tres honorables policías que hoy se encuentran atravesando este proceso penal”.

Por su parte el defensor de la acusada Norquis Coromoto Briceño, abogado Rafael Omar Linarez expuso: “ Oída como ha sido la acusación formulada por el Ministerio Publico contra mi defendida Briceño de Jiménez Norquis Coromoto, donde le acusan de la comisión del delito de homicidio intencional calificado por alevosía y lesiones intencionales en grado de instigador y cómplice, como se debatirá en esta sala de juicio el Ministerio Publico tendrá que demostrar el grado de participación de mi defendida para que se hubiere acusado de tan grave delito en grado de instigadora y cómplice, ya que el articulo 326 del Código Orgánico Procesal Penal dice que cuando de la investigación surja fundamento serio el Ministerio Publico presentará la acusación, pero este articulo también le impone la obligación de determinar de manera concreta en que consistió esa conducta ilícita que la convierte en una instigadora, en una cómplice, por otro lado, son cuatro acusados el Ministerio Publico no determinó con certeza, de manera concreta con que pruebas sustenta la acusación de mi defendida en el grado de instigador y cómplice, ya que como lo define Cabanellas “la instigación es la incitación es la provocación para que una persona ejecute una cosa o acto” el criterio de esta defensa, de los elementos del Ministerio Público consignó en su acusación no hay elementos serios que demuestren estas circunstancias de que mi defendida hubiere instigado, hubiere contratado, hubiere mandado a alguien a ejecutar a una persona, a un ser humano, por tal motivo esta defensa; rechaza, niega, y contradice el hecho que se le acusa a mi defendida debido a que esta acusación en contra de ella es imprecisa, es vaga, tanto en la conducta que ella realizó como en los medios probatorios que sustenta la misma, por tal motivo me opongo a la persecución penal iniciada por el Ministerio Público” .

Seguidamente el Dr. Omar Linarez continuó argumentando: “ y ello lo hago en primer lugar mediante la excepción establecida en el articulo 28 numeral 4° letra E, del Código Orgánico Procesal Penal en relación del articulo 31 numeral 4° del Código Orgánico Procesal Penal, valga decir, la acción promovida ilegalmente que sólo podrá ser declarada por las siguientes causas; faltas de requisitos formales para intentar la acusación fiscal, ello en base a lo dicho anteriormente en que la acusación presentada por el Ministerio Público no determina con claridad la relación clara precisa y circunstanciada del hecho o de la conducta que demuestra o que conlleva o que contiene el delito de instigación, o que contiene la circunstancia de la complicidad por tal motivo ruego a usted, honorable Juez Presidente de este Tribunal Mixto, que de conformidad con el articulo 33 ordinal 4° del Código Orgánico Procesal Penal, se sirva decretar como punto previo esta excepción de especial pronunciamiento, decrete el sobreseimiento de la causa en cuanto a mi defendida” .

En segundo lugar, el defensor planteó: “ …me opongo a la acusación fiscal mediante la excepción prevista en el articulo 28 numeral 4° del Código Orgánico Procesal Penal en relación con el articulo 31 numeral 4°, relacionado con el articulo 12 y 125 del Código Orgánico Procesal Penal y ello en base a que este proceso que nos ha traído hasta este momento, que ha traído mi defendida, a esta audiencia ha sido violatoria del debido proceso y en consecuencia del derecho a la defensa, ya que esta defensa teniendo la carga de probar en igualdad de condiciones que el Ministerio Publico, pero es al Ministerio Publico a que el Estado Venezolano le otorga o le da el aparataje para realizar la investigación y es quien tiene los medios en sus manos, por lo que la defensa no tiene otra alternativa que recurrir ante el Ministerio Publico cuando se quiere demostrar ciertas circunstancias se solicite al Ministerio Público practique esa diligencia o ese acto de investigación, en fecha 18 de octubre esta defensa le solicitó al Ministerio Público la realización de una experticia de medición en la finca la 35, donde con ello quería demostrar o pretendía demostrar que un allanamiento que fue practicado sin la debida orden del Tribunal de Control fue realizado en la casa principal o domicilio de los propietarios de la finca la 35, este allanamiento fue realizado sin la debida orden de allanamiento del Tribunal de Control y quería demostrar con ello el hecho donde muere el Ciudadano Carlos Wilfredo Herrera, queda aproximadamente a 2000 metros del sitio donde ellos estaban realizando este allanamiento sin orden del Tribunal de Control, por tal motivo hay una diferencia inmensa entre un sitio y otro, convengo en que practiquen un allanamiento en el sitio de los hechos ¿por qué? porque es lógico que busquen elementos de convicción para determinar con certeza quién es el culpable pero no en la casa de un tercero, de otra persona, que no tiene nada que ver con el hecho pero que digamos por malicia de otras personas ciertos objetos son dejados en el patio de la casa de esta finca, que luego son encontrados por el cuerpo investigativo y son sacados de allí sin la debida orden de allanamiento ya que este hecho vicia ese proceso, porque esta casa es un recinto cerrado para requerir o extraer objetos que se encuentren en un recinto cerrado o en el patio así sea en las afueras debe requerirse la orden de allanamiento, por ello de conformidad con el articulo 193 y 190 que establece las nulidades, esta diligencia, este allanamiento practicado debe ser desestimado, debe ser declarado nulo y en consecuencia declarar con lugar la excepción opuesta y decretado el sobreseimiento a favor de mi defendida” .

Continua el defensor indicando “… por otro lado, quiero solicitarle ciudadana Juez con todo respeto, se sirva decretar como punto previo la nulidad de esta orden de allanamiento la cual cursa al folio 141 de la primera pieza ello de conformidad con los artículos 190 y 193 del Código Orgánico Procesal Penal, este allanamiento el cual los cuerpos investigativos lo realizan bajo la figura de inspección esta contenida bajo el numero 797 y fue practicada en fecha 13-08-2005, la cual cursa repito al folio 141 de la primera pieza y fue practicada por los funcionarios Luis Carrillo y Sadiel Ramírez de allí con esta orden de allanamiento sin orden no cumple con las excepciones establecidas en la ley para practicar una allanamiento sin orden, fue extraído un segmento de gasa con muestra de sangre recogida del cuello de un caballo la cual fue embalada y rotulada “A”, una bicicleta, una silla de montar o montura para caballo, un trozo de goma espuma o esponja, así como tierra natural que fue tomada del patio de dicha casa…”

En el planteamiento de su solicitud el abogado Defensor Rafael Omar Linares, expuso: “ … por ello a los efectos de dar cumplimiento al articulo 193, el cual requiere que cuando se propongan nulidades debe definirse o decirse la diligencia que se ataca, el derecho que se lesiona, así como los actos conexos que tengan que ver con este acto irrito, de la cual solicito su nulidad es el allanamiento practicado en la finca la 35 Asentamiento Ramón Lepaje, practicada por lo funcionarios Luis Carillo y Sadiel Ramírez en fecha 13 de Agosto de 2005, la cual riela al folio 141 de la primera pieza, la garantía violentada en este particular es el domicilio, la garantía de la inviolabilidad de domicilio, ya que se trata de un recinto cerrado, una propiedad privada donde para entrar los funcionarios necesariamente deben tener la orden de allanamiento y la garantía que afecta, es la del derecho a la defensa ya que en la práctica de la misma la defensa no tuvo oportunidad de contradecirla; en cuanto a los actos conexos y que de acuerdo a la teoría de la fruta del árbol envenenado o el efecto cascada, también son conexos a este acto irrito la experticia de reconocimiento hematológica 172, de fecha 23 de agosto del año 2005, la cual cursa al folio 216 de la primera pieza, donde fue tomada la muestra de sustancia de color pardo rojizo mediante técnica de maceración en reconocimiento de una silla de montura para caballo, la cual fue rotulada bajo la letra “C”, el reconocimiento a un segmento de goma espuma la cual fue reconocida mediante experticia de barrido N° 118 donde la misma se hizo a este trozo de goma espuma y a una bicicleta experticia de reconocimiento legal n° 1161 la cual cursa al folio 119, de la primera pieza, ello en base a que sí es nulo este allanamiento por haber sido realizado sin la orden de allanamiento, por el efecto cascada son nulas las demás diligencias que de allí provengan, por tal motivo ciudadana Juez solicito su nulidad…” .

Para concluir sus alegatos iniciales expreso el abogado defensor, “ …ciudadana Juez, ciudadanos Escabinos, ratifico la presunción de inocencia que ampara o protege a mi defendida, ya que con los testimoniales de los ciudadanos que fueron ofrecidos por esta defensa demostraré que la ciudadana Norquis Coromoto Briceño, ni contrató, ni negoció, ni mandó a persona alguna a ejecutar a alguien y que mucho menos se encontraba en el sitio de los hechos el día que ocurrieron los acontecimientos; estos testimonios son los de los ciudadanos Juan José Gutiérrez, Antonio Escobar, Alexis López, Fernando Ceballos, Melanio Zerpa, es todo, por tal motivo solicito ciudadana Juez sentencia absolutoria para mi defendida…” .

Los acusados Norquis Coromoto Briceño, Dimas Ramón Silva, Gerardo Antonio Camacaro, y Nerio Germán Lugo, impuestos individualmente del precepto constitucional previsto en el numeral 5° del artículo 49 y del contenido del artículo 347 del Código Orgánico Procesal Penal, así como explicados los hechos imputados y la calificación jurídica atribuidas, manifestaron su voluntad de no declarar.

Concluida la recepción de los medios de pruebas se le concedió el derecho de palabra al Fiscal Primero del Ministerio Público Abg. José Jesús Torres Leal, quien indicó: “ En el desarrollo de nuestra carrera pedimos que no se cometan hechos abominables, el caso que nos ocupa fue un hecho abominable por la forma como fue preparado, hubo una alevosía por las personas que lo cometieron, la señora Norquis Briceño había acudido a la oficina de Seguridad Ciudadana para denunciar un problema de tierras, de allí nació una relación con el acusado Nerio Lugo, quién había acudido a la Parcela Nº 35 a verificar la denuncia y además la señora Norquis Briceño no se conformó solamente con ese trabajo, ya que contrató a tres funcionarios policiales, que entre otras funciones tienen la de resguardarnos a nosotros, ellos actuaron de manera alevosa al cubrirse los rostros para no ser identificados, ellos propiciaron la impunidad para no ser reconocidos por las víctimas, eso fue premeditado y alevoso y este hecho fue probado con las declaraciones de las víctimas, quienes dijeron en esta sala que todos ellos cargaban capuchas y por eso no los pudieron reconocer y hay que resaltar la circunstancia que uno de los encapuchados resultó lesionado, quién luego de ser herido le dijo a Camacaro que le habían dado y la víctima dijo que fue Dimas al reconocerle la voz; este es un elemento en contra de Dimas Silva, quién inventó una circunstancia especial de haber sido víctima de un hecho punible con la intención de robarlo y resulta extraño que no llamó al cuerpo policial donde trabaja, sino que llamó a un amigo para que lo auxiliara y con la declaración del vigilante quedó claro que ese día la Doctora Virginia le dijo que estuviera pendiente porque venía un herido de Guanarito, esto llevó al funcionario Jorge Morón a relacionar un hecho con el otro y se demostró en esta sala la no existencia del supuesto hecho punible en contra de Dimas.”

Continua el Fiscal del Ministerio Público: “ ….Con relación a Gerardo Camacaro, tenemos la declaración de la víctima, quien dijo que Dimas le había dicho que lo habían herido, él fue reconocido en el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas por el ciudadano William Bastidas y los testigos de la defensa de Camacaro sólo dijeron que luego de una guardia de cuarenta y ocho horas lo que hacen es descansar, lo cual se contradice con lo dicho por la esposa de éste, quién señaló que él a veces realiza otras labores. Con respecto a la señora Norquis Briceño, esta representación fiscal deja claro que a ella se le ha seguido este proceso como instigadora, ya que ella suministró un vehículo conducido por su concubino Freddy Antequera, quién actualmente se encuentra huyendo por tener una orden de aprehensión en su contra y de igual manera escuchamos a la ciudadana Frasquillo, quién la vincula con el hecho, ya que todo fue programado para hacerlo de noche y las razones de que Antequera no esté son obvias y considera este representante fiscal que si existen elementos que acrediten la comisión de un hecho punible que involucra a estos acusados y es importante recordar, que la primera inspección realizada en su parcela se logró visualizar a un equino que presentaba sustancia hemática humana y ese caballo fue usado para trasladar al herido hasta la casa de Norquis Briceño, donde fue encontrada la montura que fue traída a esta sala y esto involucra a la ciudadana en la comisión del delito de homicidio intencional en grado de instigadora, ya que esto dio inicio a la investigación en su contra…”.

En este mismo orden de ideas refirió “… En relación a los testigos de la defensa de Nerio Lugo, desde el inicio del proceso penal este ciudadano ha faltado en su buena fe, tal como lo hizo en el reconocimiento de imputados, ya que él no suministró su nombre verdadero y tuvimos la oportunidad de oír al ciudadano Albino Briceño, quien dijo que él recuerda a Nerio Lugo porque este lo cita a la Comandancia y es a los fines de preconstituir una prueba a su favor y si nos vamos a la declaración de los otros testigos, encontramos claras contradicciones en sus dichos porque hubo falsedad y por tanto no deben ser valorados. En relación a los testigos de Dimas, se notó que Julio César Pontón vino en su condición de amigo pero no señaló que él fue la persona que entregó a los funcionarios la ropa que cargaba Dimas y esto lo traigo a colación porque es un hecho inventado, él simuló un hecho para salvaguardar su integridad. Por otra parte, hay que señalar que en este juicio se demostró la muerte de una persona y también quedó demostrado el delito de lesiones personales graves. Con relación a los testigos de la defensa de la señora Norquis Briceño no voy a hacer mención, ya que a ella se le imputó el delito de homicidio en grado de instigadora, ella es la autora intelectual de este hecho tan lamentable, y luego de estas consideraciones solicito que las mismas sean valoradas y el Ministerio Público considera que se demostraron los hechos imputados a los acusados Nerio Lugo González, Gerardo Antonio Camacaro y Dimas Ramón Silva por los delitos de homicidio intencional en grado de complicidad correspectiva y a la acusada Norquis Briceño por la comisión del delito de homicidio intencional en grado de instigadora y por ello solicito una sentencia condenatoria en contra de los cuatro acusados. Es todo”.

Por su parte, el abogado Miguel Alvarado Piña en su condición de defensor de los acusados Dimas Ramón Silva, Gerardo Antonio Camacaro y Nerio Germán Lugo expuso en sus conclusiones: “…oído lo expuesto por el Fiscal, nos dimos cuenta que el mismo no hizo un análisis de las afirmaciones de hecho plasmados en el escrito de acusación y tampoco demostró los fundamentos de la misma, aquí comparecieron los ciudadanos Petra del Carmen Monagas, José Germines Perozo y el Adolescente “Identidad Omitida”, quienes fueron contestes al señalar que no pudieron verle las caras a las personas que llegaron al lugar, ya que cargaban capuchas y por tanto el Tribunal no puede darle valor probatorio a sus dichos y deben ser desestimados, al igual que el dicho de la ciudadana Frasquillo, quién expuso en esta sala que en ningún momento pudo ver a las personas que iban en el vehículo y por tanto no aporta nada al proceso. Asimismo, fueron recepcionados los testigos de la defensa a fin de desvirtuar el señalamiento hecho por el Ministerio Público de una simulación de hecho punible y todos fueron coincidentes en sus declaraciones, y esto se relaciona con el dicho del testigo Valenzuela Wilmer, quién dijo que la Doctora Virginia le había dicho que esperara a un ciudadano que venía de Guanarito y extraña a esta defensa por qué el Ministerio Público no trajo a este juicio a la Doctora Virginia para corroborar este testimonio, el cual queda aislado de este proceso y no debe ser tomado en cuenta por el Tribunal y por otra parte, me extraña que al Fiscal del Ministerio Público le asombre el hecho de que Nerio Lugo haya traído unos testigos a este juicio para desvirtuar las imputaciones hechas por el Ministerio Público, ya que este es un derecho que tiene todo ciudadano como medio de defensa y todos esos testigos fueron contestes en sus respectivas declaraciones….”

Continuando con sus conclusiones manifestó: “ …Por otro lado, en esta sala comparecieron unos funcionarios policiales que dieron su versión del turno de trabajo que tuvieron en esa fecha y de lo que hacen en sus respectivos domicilios luego de las guardias, lo cual quedó corroborado con el dicho de la testigo Yumara Paredes y de tal manera quiero decir, que el Ministerio Público no probó las afirmaciones de hecho con las pruebas ofrecidas y solo se limitó a decir otras cosas, afirmando que hubo un homicidio y unas lesiones, la doctrina nos habla de un elemento objetivo y un elemento subjetivo y el Ministerio Público no pudo demostrar la relación de causalidad entre ambos elementos, no pudiendo demostrar la responsabilidad de mis defendidos, ya que no existen pruebas que comprometan esa responsabilidad, ni una aseveración de respaldo y mal puede pedir el Fiscal una sentencia condenatoria. Por otro lado, esta defensa señala que hay una dualidad extraña en el dicho del experto Jorge Morón, ya que en su declaración se apartó de las inspecciones practicadas por su persona, alejándose de manera maliciosa de sus principios éticos y profesionales y por tanto su dicho debe ser desestimado por el Tribunal, y con respecto al ciudadano Sadiel Ramírez esta defensa quiere acotar que éste si se limitó al cumplimiento de su deber. Con respecto a la incorporación de las documentales, esta defensa reitera que no debía producirse tal incorporación, ya que la Juez de Control si se pronunció al respecto y si vemos el escrito acusatorio no aparece ningún acta de reconocimiento ofrecida, el Juez de Control no puede actuar como auxiliar de la Fiscalía y es por eso que al no ofrecerlo de manera expresa no podían ser incorporados, tal como lo dice la Juez de Control en el folio 160 en su dispositiva y de allí es que esta defensa sostiene que la Juez si se pronunció, lo que no deja duda que esas actas de reconocimientos no podían ser incorporadas en este juicio y esto constituye una ilicitud formal. De tal manera y luego de estos argumentos son convincentes, los ciudadanos Lugo González Nerio, Gerardo Antonio Camacaro y Dimas Ramón Silva no son responsables del delito que se les imputa, ya que el Ministerio Público no pudo demostrar la responsabilidad del delito plasmado en su acusación y por eso, esta defensa solicita que los acusados sean declarados inocentes y la sentencia debe ser absolutoria. Es todo”.

Acto seguido hizo uso del derecho de palabra el Abogado José Ángel Añez, quién expuso: “….solicito se desestime la valoración de las pruebas documentales por haberse vulnerado el derecho a la defensa y no ha quedado plenamente demostrado la responsabilidad de cada uno de ellos en el hecho atribuido el día doce del mes de agosto de dos mil cinco, ya que sólo quedó demostrado el hecho objetivo, no quedando demostrado el elemento subjetivo, ni que dichas personas estaban ese día en el Asentamiento Campesino Ramón Lepage y por tal razón, ratifico el pedimento de que le sea impuesta a los ciudadanos Nerio Lugo González, Gerardo Antonio Camacaro y Dimas Ramón Silva una sentencia absolutoria.


Por su parte el Dr. Rafael Omar Linarez en su condición de defensor de la ciudadana Norquis Coromoto Briceño, presentó sus conclusiones en los siguientes términos: “… el Ministerio Público en su petitorio hizo hincapié en que mi defendida Norquis Briceño estaba siendo acusada como cómplice o instigadora y solicitó una sentencia condenatoria y de una manera clara el colega Miguel Alvarado, hizo un análisis de las testimoniales traídas a este juicio oral y público por el Ministerio Público como elementos probatorios a los fines de demostrar el hecho y la culpabilidad de los acusados y tengo que ratificar también, que con los testimonios de las víctimas testigos Petra del Carmen Monagas, José Germires Perozo y Adolescente “Identidad Omitida” no quedó demostrada la identificación de las personas que cometieron ese hecho, ya que a cada uno se les preguntó si les habían visto las caras y fueron muy claros al decir que no, porque cargaban capucha. Ahora bien, el grado de participación de mi defendida es un delito accesorio, el Fiscal le está imputando el delito de homicidio en grado de instigadora y sí en este juicio no quedó demostrada la culpabilidad de los acusados Nerio Lugo, Gerardo Camacaro y Dimas Silva mucho menos está demostrada la culpabilidad de Norquis Briceño y quiero señalar que es responsabilidad del Ministerio Público traer los elementos de convicción que sustenten los hechos que afirma que cometió una persona y a esta sala no vino un testigo, no vino un experto, ni se leyó un documento que sostuviera que mi defendida haya contratado a alguien para matar a Wilfredo Herrera; el Ministerio Público no demostró como fue ese contrato o esa negociación y aquí compareció un testigo que ni el Ministerio Público ni los colegas se refirieron, como es el ciudadano Castillo Herrera Osman Oswaldo, quien dijo que el propietario de la parcela Nº 35 era el ciudadano Fernando Vera García y así se desprende de una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia y entonces nos preguntamos cuál es el interés de mi defendida de sacar a esa gente?, si ella sólo es una poseedora precaria al igual que las víctimas presentes; También compareció el funcionario Luis Carrillo, quién manifestó que la vivienda inspeccionada estaba abierta, lo que hace pensar que esas evidencias colectadas bien pudieron ser colocadas por otra persona y el equino bien pudo haber entrado o salido sin que nada lo detuviera. También es importante mencionar la inspección Nº 797 y al serle preguntado al experto practicante Sadiel Ramírez si en la misma le había acompañado persona alguna, este manifestó que los había acompañado un ciudadano de apellido Perozo y a preguntas de esta defensa respondió que no fue suscrita por esa persona por cuanto él no era un funcionario y si revisamos el articulo 160 del Código Orgánico Procesal Penal, allí se establece la obligación de dejar constancia en acta de todo lo que se encuentre y ser firmada por todos los presentes, lo cual resulta en una violación de ley en la realización de estas diligencias y por tal motivo no deben ser apreciadas, ya que al violarse una norma legal se viola el debido proceso y como consecuencia se viola el derecho a la defensa. Por otra parte, en el día de ayer se presentó a esta sala el experto Jorge Morón, quien debía disertar solamente sobre unas inspecciones, alejándose de las mismas al hablar de otros asuntos no requeridos en ese momento, incurriendo en una ilicitud ya que su declaración fue admitida bajo la calidad de experto y no como testigo y por tal motivo ese testimonio no debe ser valorado a los efectos de la decisión a tomar en este juicio.”

En ese mismo sentido manifestó: “ … Quiero reiterar que el Ministerio Público hizo mucho hincapié en que la ciudadana Norquis Briceño había sido acusada no por un delito material sino en grado de instigadora y en esta sala no se oyó un experto que dijera que fueron registradas las cuentas de la ciudadana Norquis Briceño donde se pudiera presumir que sacó el dinero para cometer ese hecho y tampoco se trajo evidencia de que mi defendida hubiese negociado la casa, o que hubiese quitado un préstamo para encomendar ese trabajo ilegal donde resultó muerto un ser humano y eso no quedó demostrado, por lo cual no debe haber una sentencia condenatoria en contra de mi defendida, ya que los hechos imputados por el Ministerio Público no fueron demostrados y con los dichos de los testigos promovidos por esta defensa se demostró que mi defendida estuvo en ese día en Guanarito; por tal motivo ruego a ustedes que la sentencia a dictar en este caso a mi defendida Norquis Coromoto Briceño ha de ser una sentencia justa y correcta y no se le puede dar algo contrario cuando sin prueba alguna ha sido sometida al banquillo de los acusados, por lo que en consecuencia la sentencia a dictarse debe ser de carácter absolutoria. Es todo”.

En este estado fue ejercido el derecho de replica por parte del Fiscal del Ministerio Público y de los Abogados defensores Miguel Alvarado Piña y Rafael Omar Linarez, respectivamente.

En ejercicio del derecho de palabra previo al cierre del debate la ciudadana Monagas Petra del Carmen, en su condición de víctima por ser la cónyuge del hoy occiso Carlos Wilfredo Herrera y madre del adolescente y de la niña de “Identidad Omitida”, manifestó: “lo que pido es justicia y que ellos paguen por la muerte de mi esposo” por su parte el adolescente ““Identidad Omitida”” peticionó: “justicia” y el ciudadano José Germires Perozo, indicó: “que ellos paguen, porque él fue el primero, si no van a seguir matando”.

Seguidamente, conforme al artículo 360 del Código Orgánico Procesal Penal, los acusados manifestaron: Dimas Ramón Silva: “ Doy gracias a Dios, aquí quedó claro que la noche del 12 de agosto me dieron un disparo y de allí llevo nueve meses preso esperando justicia”; Gerardo Antonio Camacaro: “estoy agradecido que esto haya concluido, siento dolor porque ellos son víctimas, es necesario hacer el trabajo como debe ser, yo tengo responsabilidades como padre y como funcionario y no es justo que lleve nueve meses detenido, yo no me involucro en ese tipo de problemas, espero un veredicto razonable” ; Norquis Coromoto Briceño: “yo le doy gracias a Dios que esto se está resolviendo, sólo Dios sabe que soy inocente” y Nerio Germán Lugo: “ mi familia es cristiana, me ha dolido que me hayan acusado por este caso abominable, yo también he perdido familiares, me considero inocente ante Dios”.


PUNTO PREVIO
DE LA EXCEPCION OPUESTA
DE LA NULIDAD SOLICITADA

Vista la excepción opuesta por el Abogado Rafael Omar Linarez, en su condición de defensor de la acusada Norquis Coromoto Briceño, al momento de plantear sus alegatos iniciales, se le cedió el derecho de palabra al Fiscal del Ministerio Público quien manifestó: “ Respetuosamente el Ministerio Público se opone a la solicitud hecha por la defensa en virtud de la acusación en contra de la ciudadana Norquis Coromoto Briceño, si cumplió con los requisitos de ley, en lo que corresponde a los fundamentos de la acusación y si existe elementos probatorios que serán debidamente recepcionados en este juicio oral y público que comprometen la responsabilidad de la ciudadana acusada en relación con la comisión del delito de homicidio calificado en grado de instigadora, es por ello, que respetuosamente solicito que declare sin lugar el pedimento hecho por la defensa en relación a la excepción y la solicitud de declaratoria de nulidad al acto al cual hace referencia” .

Ante la situación planteada, tenemos que la excepción opuesta por la defensa es específicamente la prevista en el artículo 28, numeral 4, literal i, vale decir, la acción promovida ilegalmente por considerar que la acusación presentada por la Fiscalia del Ministerio Público, no cumple con los requisitos formales establecidos en el artículo 326 del Código Orgánico Procesal Penal, en tal sentido, se observa que la norma in comento establece los requisitos que debe contener la acusación, entre otros, la relación precisa y circunstanciada del hecho punible que se le atribuye al acusado, requisito que estimó el defensor como no satisfecho, no obstante, la oportunidad procesal para analizar dichos requisitos es específicamente la audiencia preliminar, oportunidad en que el Juez de Control realizó el control material y formal de la acusación, por lo que encontrándose la presente causa para la celebración del juicio oral se concluye que la juez consideró satisfechos dichos extremos, no obstante, dado el carácter reiterativo de las excepciones, se desprende de los alegatos iniciales realizados por el Abogado Defensor Rafael Omar Linares, que contrario a lo que afirmó en cuanto a que no conocía de que hechos debía defenderse la acusada Norquis Coromoto Briceño, al no haber indicado el Fiscal del Ministerio Público en que consistió su conducta, manifestó en sus alegatos “…ciudadana Juez, ciudadanos Escabinos ratifico la presunción de inocencia que ampara o protege a mi defendida, ya que con los testimóniales de los ciudadanos que fueron ofrecidos por esta defensa demostrare que la ciudadana Norquis Coromoto Briceño, ni contrató, ni negoció, ni mandó a persona alguna a ejecutar a alguien y que mucho menos se encontraba en el sitio de los hechos el día que ocurrieron los acontecimientos; estos testimonios son los de los ciudadanos Juan José Gutiérrez, Antonio Escobar, Alexis López, Fernando Ceballos, Melanio Zerpa, es todo, por tal motivo solicito ciudadana Juez sentencia absolutoria para mi defendida” (subrayado propio), alegatos mediante los cuales se acredita que el Defensor y la acusada conocían con meridiana claridad y suficiente antelación a la oportunidad de la audiencia de juicio, las imputaciones que debía rebatir y en tal sentido estructuró su estrategia de defensa, mediante el ofrecimiento de las testimoniales señaladas, motivación con la cual se declara sin lugar la excepción opuesta y en consecuencia se niega la solicitud de sobreseimiento como efecto previsto en el numeral 4 del artículo 33 del Código Orgánico Procesal Penal, para el supuesto de declaratoria con lugar. Así se decide.


Ahora bien, respecto a la solicitud de declaratoria de nulidad de la actuación que riela al folio 141 de la primera pieza, denominada por el defensor como “ orden de allanamiento”, es menester indicar en primer término, que no se trata de una orden de allanamiento sino de “Inspección N° 797”, de fecha 13 de agosto de 2005, realizada por los ciudadanos Luis Carrillo y Sadiel Ramírez, en su condición de funcionarios adscritos al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, Sub – Delegación Guanare, practicada en la parcela A-35 ubicada en el Sector Palmarito, Asentamiento Campesino Ramón Lepaje, Municipio Guanarito del Estado Portuguesa, vale decir, en el lugar en que ocurrieron los hechos objeto del debate, de manera que no se trata de una orden de allanamiento practicada de manera irregular por los funcionarios de investigación, como lo aseveró el Abogado Defensor y lo que allí se practicó forma parte de los primeros actos de indagación que debe efectuar el cuerpo de investigación, como lo es la fijación del lugar del suceso y la colección de evidencias que conforme a su pericia tenga interés criminalístico y tal como se corrobora al ser el sitio del suceso, los funcionarios policiales tenían la obligación y responsabilidad de practicar esos actos de investigación conforme a los artículos 10 y 11 de la Ley de los Órganos de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, por cuanto los actos de investigación están constituidos por todas las actuaciones encaminadas a averiguar y hacer constar la perpetración de hechos punibles con todas las circunstancias que puedan influir en su calificación, y la culpabilidad de los delincuentes, de manera que la inspección es un mecanismo que se utiliza para la obtención y recolección de evidencias, a través del cual se comprueba el estado de los lugares, cosas, rastros y efectos materiales que existan y la misma constituye una actuación propia del órgano de investigación penal conforme al artículo 19 de la ley especial, y en el caso de autos la inspección N° 797 cumplió con su finalidad.

En este orden de ideas, respecto al derecho a contradecir la inspección el defensor, es en la oportunidad del juicio oral y público en que se ha de formar la prueba con la presencia de los funcionarios que la practicaron, y será en el debate que podrán ser sometidos al contradictorio de las partes, en tal sentido, no es procedente la solicitud de nulidad peticionada por el Abogado Defensor, por no tratarse de un acto defectuoso en su esencia, máxime cuando el articulo 193 de Código Orgánico Procesal Penal establece, que en ningún caso podrá reclamarse la nulidad de actuaciones verificadas durante la fase de investigación después de la audiencia preliminar y dicha inspección fue un acto de investigación practicada por los funcionarios competentes, en la fase de investigación y la oportunidad de la audiencia preliminar precluyó, en consecuencia, se declara sin lugar la solicitud de nulidad planteada. Así se decide.


HECHOS QUE EL TRIBUNAL ESTIMA ACREDITADOS
De las pruebas ofrecidas por la Fiscalía del Ministerio Público se recepcionaron los testimoniales de:

Petra del Carmen Monagas, quien previo juramento manifestó tener 37 años de edad, soltera, residenciada en el Asentamiento Campesino Ramón Lepaje, de oficios del hogar, y en su condición de víctima testigo ofrecida por la Fiscalía del Ministerio Público expuso: “ Ellos llegaron a las 10 de la noche y dijeron que iban hacer un desalojo mandados por la señora Norquis Briceño, dijeron a disparar donde salió herida mi niña de 05 años, el niño de 16 y mi esposo muerto, cuando salió el señor herido le dijo al otro ¡ Camacaro levántame que me hirieron¡, fue mi esposo que desde el suelo le disparo, es todo”

A preguntas formuladas por el Fiscal del Ministerio Público Abg. José Torres Leal, respondió:
Que tenían viviendo en el lugar aproximadamente dos años; Que con la única con la que se tenía problema era con la señora Norquis; Que el problema era que ella cada rato los mandaba a desalojar, con una orden de desalojo ; Que la primera orden cree que era de la Gobernación; Que desde esa orden hasta el día de los hechos habían pasado aproximadamente 15 días; Que los hechos ocurrieron en la parcela, donde se encontraban sus cuatro hijos, el marido mío y ella; Que es un rancho de zinc todo con tablas; Que la puerta principal es de madera; Que ellos llegan disparando y despegaron una tabla y su esposo le decía no disparen que hay niños pequeños, que yo voy a salir, hay fue donde lo hirieron a él ; Que escuchó muchos disparos de afuera hacia adentro; Que ellos dijeron que desalojaran porque ellos eran mandados para que desalojaran ; Que ellos dijeron que los había mandado la señora Norquis Briceño; Que la señora Norquis Briceño se cree dueña de esas tierras; Que su esposo dispara después que él cayo al suelo herido, hay fue donde disparó; Que utilizó para disparar una escopeta calibre 16; Que además del esposo resultó lesionado el niño de 16 años; Que su niño se llama ““Identidad Omitida”” y la niña de 5 años ““Identidad Omitida”” y que son hijos del señor que murió; Que su esposo se llamaba Carlos Wilfredo Herrera; Que ellos andaban todos de negro, que no les vio la cara, andaban como encapuchados; Que quien le dice Camacaro a otro es Dimas el que cayó herido; Que el que cayó herido fue por el pectoral derecho; Que ellos cargaban un faro que alumbraba y se veía de adentro hacia afuera; Que pedieron auxilio y al momento nadie los auxilió; Que ellos salieron heridos y ella quedó adentro levantando a su esposo del suelo; Que sintió las pisadas de un animal equino, de un caballo cuando llegó afuera; Que se veían cuatro personas.; Que su hija resultó lesionada en la pierna y su hijo en el brazo; Que su esposo muere el sábado día 13, a las 02 de la tarde en el hospital Dr. Miguel Oráa; Que si muere como consecuencia de la herida sufrida.

A preguntas formuladas por el Abogado Miguel Alvarado Piña, defensor de los acusados Dimas Ramón Silva, Gerardo Antonio Camacaro y Nerio Lugo, contestó: Que en el lugar donde ocurrieron los hechos no hay luz se usa lámpara y que se coloca en la pared del cuarto; Que se coloca adentro en el cuarto de la casita; Que en la parte de afuera no había lámpara; Que no es oscuro, estaba claro con la claridad de la luna se veía; Que eso fue a las 10 de la noche; Que esas personas andaban con la cara tapada; Que cómo les iba a ver el rostro si andaban tapados; “ ¿Usted dijo aquí que todos escuchamos, el fiscal le formula una pregunta respecto de quién fue que mencionó a Camacaro porque dice que es Dimas, si usted no le vio el rostro? Porque yo le conocí la voz, y por que yo lo vi cuando cayó el suelo ( Pregunta y respuesta textual) “ Que cuando eso ocurrió fue a recoger su niña, que él me dijo que estaba herida; Que no sabe cuanto tiempo aproximadamente dura esa acción, porque no vio hora; Que no recuerda cuanto tiempo duró, pues estaba asustada, atormentada con los hijos heridos, que tenía que echar carreras recogiéndolos; “ ¿O sea que usted dice que es Dimas, porque le conoció la voz, no porque le vio el rostro? No le digo que yo los oí y los ví, cuando cayó al suelo ellos habían quitado una tabla” “ ¿O sea que no le vio el rostro? No le dije que estaban encapuchados” (textual).

A preguntas formuladas por el Abogado Rafael Omar Linares, en su condición de defensor de la acusada Norquis Briceño, respondió: Que la señora Norquis no le dijo directamente que los había mandado a matar, que “ los policías lo dijeron esa noche que llegaron a mi casa”.; Que la puerta de la casa estaba cerrada; Que vio a las personas que ejecutaron la acción porque despegaron la mitad de una tabla; Que no se asomaron por la tabla que quitaron porque estaban disparando;
Que se veía por el claro y la tabla que habían despegado, porque era ancha se veían todas las personas; Que no sabe quien cargaba el faro; Que no hay luz en el lugar, se alumbra con lámpara.

La anterior declaración la valora este Tribunal como cierta, por emanar de una ciudadana que en su condición de víctima, señaló de forma precisa, espontánea y clara la manera cómo ocurrieron los hechos, a criterio de los Escabinos con su declaración sólo se acredita las circunstancias de tiempo, lugar y modo del hecho objeto del debate, pero que nada aporta respecto a la participación de los acusados en los mismos, lo que se analizará más adelante.

Los hechos que individualmente se aprecian de la precitada declaración son los siguientes:
a) Que cuatro personas el día 12 de agosto de 2005, siendo aproximadamente las 10 de las noche, se presentaron en la parcela del Asentamiento Campesino Ramón Lepaje y dispararon al interior de la vivienda de tabla de la familia Herrera.
b) Que las personas que dispararon estaban vestidas de negro y tenían la cara cubierta con una capucha negra.
c) Que las personas llegaron disparando y despegaron una tabla de la casa o rancho.
d) Que las personas les gritaban que habían sido mandados por Norquis Briceño.
c) Que existía un conflicto con Norquis Briceño quien decía ser la propietaria de la parcela y había solicitado el desalojo.
e) Que la testigo reconoció al acusado Dimas Ramón Silva, a través del sentido del oído como uno de los sujetos que llegó a la parcela disparando en contra de su familia y que resultó herido.
f) Que la testigo escuchó al acusado Dimas Ramón Silva decir al momento en que resultó herido “ Camacaro levántame que me hirieron”
g) Que como consecuencia de los hechos resultó muerto el ciudadano Carlos Wilfredo Herrera y lesionados la niña ““Identidad Omitida”” y el adolescente ““Identidad Omitida””.
h) Que los sujetos portaban una lámpara que permitía ver de adentro del rancho hacía afuera.
i) Que el hoy occiso Carlos Wilfredo Herrera disparó con una escopeta calibre 16.


José Germires Perozo Aguilar, quien previo juramento manifestó ser venezolano, de 22 años de edad, obrero, residenciado en el sector Palmarito, y en su condición de víctima testigo ofrecido por la Fiscalía del Ministerio Público expuso: “Eso fue el 12 de agosto como a las 9 de la noche, estaba yo dormido en mi casa, llegaron me tumbaron la puerta, me agredieron, luego me amarraron, me amarraron un tirro en la boca y me dirigieron hacia el otro rancho, allá me sujetaron amarrado a la pata de un palo y ahí le cayeron a tiros a la casa donde mataron al señor, ahí como pude me desaté del palo y me fui.

A preguntas formuladas por el Fiscal del Ministerio Público Abg. José Torres Leal, respondió: Que esos hechos ocurrieron en la parcela 35 de Palmarito, Municipio Sosa de Portuguesa; Que estaba durmiendo cuando llegaron las personas a tumbarles la puerta; Que a su casa llegaron cuatro personas tumbando la puerta; Que andaban vestidos todos de negro; Que cargaban en la cabeza capuchas; Que no sabe el motivo porque llegan estas personas a su casa y lo sacan; Que ellos le dijeron que lo iban a llevar a donde estaba la otra familia y los iban a matar a todos; Que tenía 3 meses viviendo allí; Que ellos dijeron que eran policías y que tenían que irse de allí que tenían que desalojar esas tierras; Que lo llevaron hacia la casa del difunto; Que entre su casa y la casa del difunto hay 800 metros; Que lo sacaron con ropa interior; Que lo amarraron cerquita de la casa del finao; Que desde el lugar donde lo amarran si logró ver todos los hechos que pasaron; Que utilizaron para amarrarlo un mecate; Que lo amarraron a un árbol; Que lo amarra uno de ellos; Que utilizaban una linterna que cargaban; Que era una linterna potente; “Bueno luego me amarró uno a mi y se quedó conmigo ahí y los otros 03 se fueron a la casa y ahí esos tres se pusieron a echar plomo y el que estaba conmigo me dejó solo y se dirigió con ellos, ahí entonces yo me logré soltar, cuando yo me logré soltar ellos venían de patras con uno de ellos heridos, entonces yo me quedé quieto ahí entonces cuando ellos pasaron yo me fui” (textual) ; Que logró soltarse; Que quien le disparó al herido fue el finao; Que el finao se llamaba Carlos Herrera; Que Carlos tenía viviendo en ese rancho aproximadamente un año; Que entre él y la señora Norquis no había ningún tipo de problema; Que la señora Norquis decía que ese lugar era de ella; Que recibió dos veces una orden de la Gobernación del Estado para desalojar esa tierra; Que además del señor Carlos resultó lesionada una niña de 05 años y un muchacho de 16; Que resultaron lesionados por la cabeza y por el brazo; Que además de estas personas que se identificaron como funcionarios policiales si andaba una persona en algún animal, en un caballo; Que en el caballo cargaban una pipa de gasolina de 20 litros; Que no lograron utilizar esa pipa de gasolina mientras hacían el desalojo; Que mientras lo trasladaban le decían que los iban a matar a todos, amenazándolo; Que no se llamaban por algún nombre; Que dos eran altos, uno mas bajito y uno mas pequeñito; Que los más altos eran encuerpados los otros más delgados y el más pequeñito, más delgadito; Que llegaron a su rancho a las 9; Que entre ese momento y que llegaran a casa del señor Carlos Herrera, paso como 40 minutos, casi la hora; Que cerca de ahí hay tres casas; Que esas personas se encontraban durmiendo; Que el funcionario resultó lesionado en el abdomen; Que el difunto uso una bacula calibre 16; Que una bacula es una escopeta.

A preguntas formuladas por el Abogado Miguel Alvarado Piña, defensor de los acusados Dimas Ramón Silva, Gerardo Antonio Camacaro y Nerio Lugo, contestó: Que los hechos ocurrieron el 12 de agosto; Que del lugar dónde lo amarraron a la casa del señor Herrera hay como 800 metros; Que cuando lo amarraron participaron cuatro sujetos; Que en el lugar donde ocurrieron los hechos hay luz natural; Que desde donde estaba a la casa del señor Carlos Herrera no hay luz pero se podía visualizar naturalmente cualquier cosa; Que el señor Carlos Herrera utilizó una escopeta calibre 16; Que vio el arma al siguiente en la P.T.J (sic) ; Que no le vio el rostro a los sujetos porque andaban encapuchados; Que los sujetos andaban encapuchados; Que lo llevaron hasta la casa del señor Carlos Herrera; Que utilizan como luz mechas caseras.

La anterior declaración la valora este Tribunal como cierta, por emanar de un ciudadano que en su condición de víctima, señaló de forma precisa y clara la manera cómo ocurrieron los hechos, sin caer en contradicciones, a criterio de los Escabinos con su declaración sólo se acredita las circunstancias de tiempo, lugar y modo del hecho objeto del debate, pero que nada aporta respecto a la participación de los acusados en los mismos, lo que se analizará más adelante.

Los hechos que individualmente se aprecian de la precitada declaración son los siguientes:

a) Que el día 12 de agosto de 2005, siendo aproximadamente las 9 de la noche, llegaron a su rancho en la parcela del Asentamiento Campesino Ramón Lepaje, cuatro personas y lo golpearon y lo conminaron a que los llevara al rancho del hoy occiso Carlos Wilfredo Herrera.
b) Que las personas que lo sacaron de su casa y dispararon contra la casa de Carlos Wilfredo Herrera estaban vestidas de negro y tenían capuchas.
c) Que al llegar a la casa de Carlos Wilfredo Herrera lo amarraron a un árbol con un mecate, que uno se quedó con él y los otros “ fueron a echar plomo” (sic)
d) Que desde el lugar donde se encontraba amarrado si podía ver.
e) Que uno de los sujetos resultó herido en el abdomen.
f) Que quien hirió al sujeto fue Carlos Wilfredo Herrera, que le disparo con una bacula calibre 16.
g) Que los sujetos le dijeron que los iban a matar a todos.
h) Que como consecuencia de los hechos resultó muerto el ciudadano Carlos Wilfredo Herrera y lesionados la niña “ “Identidad Omitida”” y el adolescente ““Identidad Omitida””.
i) Que el testigo resultó lesionado en la cabeza y en el brazo.
Concluido el interrogatorio la Juez Profesional informó al testigo que en su condición de víctima podía tomar asiento al lado del Fiscal del Ministerio Público, a los fines de garantizar su derecho al conocimiento de todo cuanto ocurra en el juicio, solicitando la palabra el defensor José Ángel Añez, quien peticionó que conforme a lo establecido en el artículo 355 del Código Orgánico Procesal Penal, el ciudadano José Germires Perozo en su condición de testigo victima, desaloje la sala de audiencia a los efectos de un posible juicio, en caso de una nulidad o revocatoria y sea separado de los demás testigos, petitorio que fue desestimado por cuanto la condición de víctima le faculta para intervenir en el proceso aún cuando no se haya querellado, ya que constitucional y legalmente se le dispone el derecho a acceder a los mecanismos de justicia y a la pronta reparación del daño que hayan sufrido, por lo que cercenar estos derecho ante una eventual nulidad del presente juicio, sería partir de supuestos aún no verificados, además de violatorio al principio de publicidad, al desconocer este principio de manera excepcional a la víctima sólo por el hecho de ser testigo, excepción que no estableció el legislador.

Seguidamente fue ejercido el recurso de revocación de conformidad con los artículos 444 y 445 del Código Orgánico Procesal Penal, en los siguientes términos “ … por cuanto el ciudadano Germires Perozo fue promovido como testigo por el Fiscal del Ministerio Público y así fue recepcionado, no podrá mantener contacto, no puede ser informado, ni oír todo lo que se desarrolle en el juicio oral y público, sería contraproducente a los efectos de continuar con el desarrollo del juicio oral y público que el mismo permanezca, sea informado, sea oído, acerca del desarrollo de los testimonios de los demás testigos que van a ser evacuados en el día, en tal sentido, considera esta defensa apegado al primer parágrafo del articulo 355 y así permito a bien usted tenga considerar el contenido de ese primer parágrafo …omissis…es decir, que el testigo permanezca en la antesala, es decir, en la sala adyacente a la sala donde se desarrolla el juicio oral y publico, donde el testigo recepcionado no pueda tener contacto directo, ni personal, ni ser informado de los testimonios de los demás medios de prueba que van a ser recepcionados evitando así que el día de mañana también por cuestiones de índole procesal, no supiéramos nosotros si estuviéramos en presencia de una nulidad y ese testigo si bien es cierto que estuviere en calidad de victima va ha estar informado de todo las declaraciones de los demás testigos en el desarrollo del debate por esa disposición y por lo dispuesto en el primer parágrafo del articulo 355 y lo dispuesto en el articulo 444 ejerzo formal recurso de revocación contra su decisión…”

Ante el recurso interpuesto, se le cedió la palabra al Fiscal del Ministerio Público, quien expuso: “Considera el Ministerio Público que el alegato de la defensa es ilógico, en virtud de que nuestro ordenamiento jurídico se establece ciertos derechos y tenemos aquí una víctima quien acaba de declarar, él no va a volver a declarar en este juicio, estamos en juicio oral no podemos pensar en que este juicio va ser anulado y que se va a hacer dos y tres veces, ya el cumplió con su función de declarar y se hizo al inicio del proceso de manera tal que se le garantice el derecho de presenciar a través de la inmediación como principio norte del sistema acusatorio venezolano, de cada uno de los subsiguientes actos correspondientes a su declaración, se tomó su declaración en primer lugar precisamente para salvaguardarle ese derecho que tiene como víctima de presenciar el juicio oral y publico, no entiendo realmente cuál es el interés de la defensa de que el ciudadano sea trasladado hasta la antesala y que se le vulneren sus derechos como víctima” .

Oídas las partes el Tribunal declaro sin lugar el recurso de revocación por cuanto el Tribunal Supremo de Justicia reiteradamente ha señalado que los derechos concedidos a las víctimas en el proceso penal responden a la necesidad natural de que siendo ésta la parte afligida por el hecho punible, debe tener la posibilidad de defender sus intereses ante los órganos de administración de justicia, quienes nos encontramos en la obligación de garantizar la vigencia plena de dichos derechos, por lo que al serle reconocida la cualidad de víctima al ciudadano José Germires Perozo en los hechos objeto del juicio, el Tribunal le garantiza su facultad de presenciar el debate en resguardo al derecho de igualdad de las partes y al debido proceso, consagrados en los artículos 21 y 49 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, toda vez, que imputados y víctimas tienen la potestad de conocer todo cuanto suceda en el presente debate y el argumento de la nulidad del juicio no hace procedente el petitorio de la defensa. Así se decide.


Adolescente ““Identidad Omitida””, quien previo juramento manifestó ser venezolano, de 17 años de edad, obrero, quien en su condición de víctima testigo fue ofrecido por el Fiscal del Ministerio Público. En este estado la Juez Profesional tomando en consideración su condición de víctima le preguntó si deseaba declarar solo o requería la presencia de su madre la ciudadana Petra del Carmen Monagas a lo que respondió que si deseaba la presencia de su mamá, por lo que se ordenó al Alguacil de sala ingresar a la ciudadana.

Ante la instrucción dada al Alguacil el Abogado José Ángel Añez, solicitó el derecho de palabra y expresó: “En resguardo del debido proceso debido a la justicia ejerzo formal recurso de revocación en cuanto a incorporar a la madre por considerar que también por índole procesal pudiera ocurrir una circunstancia que sus dichos sean controvertidos, esta defensa posteriormente podría solicitar un careo en las declaraciones o testimonios de ellos, considero contra producente que la ciudadana madre esté en representación del adolescente en este acto” . Ante el recurso interpuesto el Fiscal del Ministerio Público, manifestó: “ El Ministerio Público considera que se le está salvaguardando un derecho a un adolescente de que esté debidamente asistido por su progenitora en este caso la ciudadana Petra del Carmen Monagas, quien es testigo víctima, ella no se incorporó como lo expresó por cuanto carga a su niña menor y no entiende el Ministerio Público cual es el interés del hecho de la circunstancia de hacer careos, estudiar la posibilidad de nulidad de este juicio, usted como Juez Presidenta debe salvaguardarle los derechos que a cada uno de los testigos que se encuentran en esta sala y el derecho que el tiene como adolescente, y se lo pidió a usted, no entiendo realmente cuál es el interés de la defensa de que no este debidamente asistido cuando sabemos que los adolescentes y niños tiene un procedimiento especial establecido en la LOPNA, que se debe salvaguardar su derecho, el momento que son adolescentes y tienen un derecho especial por no tener la mayoría de edad y deben salvaguardarle sus derechos precisamente porque no han alcanzado la mayoría de edad, es por ello que el Ministerio Público solicita se declare sin lugar el petitorio de la defensa” .

Oídas las partes la Juez Profesional declaró sin lugar el recurso de revocación, por cuanto conforme al ordenamiento jurídico, se clasifica a los menores de edad en niños y adolescentes, creándose un sistema de protección especial dirigido a asegurar el desarrollo integral de los niños y adolescentes, así como el disfrute pleno de sus derechos y garantías, tal y como lo establece el artículo 8 de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y Adolescente, que estatuye además, el principio del interés superior del niño como de interpretación y aplicación, indicándose que cuando exista conflicto entre los derechos de los niños o adolescentes frente a otros derechos e intereses igualmente legítimos, prevalecerán los primeros, que en el caso de autos sería el derecho a la defensa de los acusados a solicitar un posible careo, que obviamente sería improcedente entre madre e hijo dada la especial condición se superioridad y subordinación del hijo hacia la madre y de autoridad de ésta ejerce sobre su descendiente. Siendo importante acotar que la ciudadana Petra del Carmen Monagas sólo le acompañara en la sala de juicio, pero no le estará dado intervenir en la declaración del adolescente, ni suplirla, por lo que la defensa podrá ejercer directamente el derecho al contradictorio del testigo. En este mismo orden de ideas, tenemos que el artículo 80 de la citada ley especial que prevé el derecho de niños y adolescentes a opinar y ser oído, indica que sus opiniones deberán ser tomadas en cuenta en función de su desarrollo, y en el caso en análisis el adolescente manifestó su voluntad de ser acompañado por su madre, en tal sentido se declara sin lugar la solicitud de la defensa. Así se decide.

En este estado, cedido el derecho de palabra al adolescente manifestó: “Me encontraba durmiendo cuando ellos llegaron dándole coñazos a la puerta y disparando y rompieron una tabla y ahí fue cuando me dieron el tiro a mi y a mi hermanita”

A preguntas formuladas por el Fiscal del Ministerio Público Abg. José Torres Leal, respondió: Que la casa donde vivía en ese momento era de tabla y techo de zinc; Que se dio cuenta que llegaron disparando por la tabla que quitaron; Que la tabla que despegaron estaba pegada por un lado, pegada a una esquina del rancho; Que se encontraba durmiendo; Que su papá se encontraba durmiendo en un chinchorro; Que los sujetos cuando llegaron al rancho tocaron la puerta y dijeron que era un desalojo que mando Norquis; Que resultó lesionada él, su hermana y su papá; Que su papá resultó lesionado a la altura del cuello y el abdomen; Que su papá murió producto de esos hechos; Que su papá murió el 13 de agosto, en Guanare; Que además de él, se encontraba en el rancho su papá, su mamá, su hermanita, y otro hermanito más pequeño; Que su hermanito cuando escuchó los disparos, estaba sentado en la cama; Que eran las 10 de la noche; Que a su papá lo auxilio Yoneida y otra persona; Que su papá se llamaba Carlos Wilfredo Herrera y que lo llevaron al hospital al otro día; Que no le pudo ver la cara a las personas que dispararon en contra de su papá; Que no les vio la cara, porque era de noche y estaba adentro; Que ellos cargaban en la cabeza “una vaina negra”; Que la luz era un faro que ellos cargaban, que alumbraba así como una luz con una batería; Que afuera estaba Germires, que estaba afuera amarrado; Que los sujetos eran alto y bajito; Que a su hermana la lesionan en la pierna y a él en el brazo ( Mostró la cicatriz de la lesión); Que fueron bastantes disparos; Que su papá disparó: “ en lo que ellos se iban metiendo de pa¨ dentro, en lo que ellos dispararon de pa¨ dentro”; Que si resultó lesionado uno de ellos cuando su papá disparó; Que resultó lesionado en el pecho; Que su papá utilizó una escopeta, que la escopeta está ahora en la PTJ(sic); Que después de los hechos la escopeta quedó en el rancho.

A preguntas formuladas por el Abogado José Ángel Añez, defensor de los acusados Dimas Ramón Silva, Gerardo Antonio Camacaro y Nerio Lugo, contestó: Que el día en que ocurrieron los hechos fue 12 de agosto; Que estaba durmiendo con la luz del mechero apagada; Que no estaba oscuro; Que la claridad artificial en la parte de afuera, era la que ellos traían; Que esas personas llegaron al rancho a pie; Que eran cuatro a pie y uno a caballo; Que ellos cuando llegaron dijeron que venían a hacer un desalojo que mando la señora Norquis; Que después de decir eso: “empezaron a disparar y a darle coñazos a la puerta y partieron una tabla” ; Que la tabla que partieron era al lado de la puerta; Que la tabla era como de medio metro, indicación realizada con las manos; Que la tabla estaba un poco más arriba de su rodilla encontrándose en la posición sentado; Que cuando se iban metiendo al rancho le dieron el tiro; Que esas personas andaban vestidas de negro; Que en su cara tenían: “una vaina negra” ; Que su papá disparó: “…cuando ellos se empezaron a meter pa¨ dentro, y yo estaba herido entonces él le dio el tiro pa¨ fuera…”; Que su mamá no hizo nada, que ella se encontraba en un lado de la cama; Que desde donde estaban se podía observar al señor Germires Perozo, que encontraba amarrado en un palo, en el momento no después.


A preguntas formuladas por el Abogado Rafael Omar Linares, en su condición de defensor de la acusada Norquis Briceño, respondió: Que se encontrabas durmiendo en una cama; Que estaba solo en esa cama; Que la altura de la cama era y señaló un aproximado de 50cms; Que lo despertó los tiros y los coñazos(sic) que le dieron a la puerta; Que al oír eso: “ Me pare y agarre al niño chiquito de tres meses y me metí debajo de la cama” ; Que podía ver a Germires Perozo amarrado del árbol porque después que le dieron el tiro se paró de allí; Que le dieron el tiro cuando ellos estaban disparando; Que se encontraba debajo de la cama cuando le dieron el tiro; Que una vez que le dan el disparo se salió de debajo de la cama porque pensó que habían matado al niño; Que oyó varios disparos, que fueron bastantes; Que el papá estaba acostado en el chinchorro; Que se paró del chinchorro; Que su mamá estaba acostada en el chinchorro con su papá; Que no llegó a asomarse por donde arrancaron la tabla; Que oyó que dijeron que la señora Norquis los mandó, antes de los disparos cuando estaban dándole a la puerta; Que además le dijeron a su papá que saliera; Que su papá cuando oyó los disparos: “se paró atrás de una cesta con la escopeta en la mano”; Que vio que su papá disparó desde detrás de la cesta de donde estaba;
Que esa cesta donde estaba cerquita de donde despegaron la tabla; Que desde donde estaba sí se veía hacia fuera; Que la luz que había era la que ellos tenían; Que sabe que ellos la tenían porque estaban alumbrando; Que alumbraban de para adentro; Que no llegó a verle la cara porque: “ tenían una vaina negra en la cara”; Que ellos si se llamaron por algún nombre; Que en ese momento estaba asustado cuando empezaron a disparar; Que cuando oyó el primer disparó agarró el niño y se tiró debajo de la cama; “ ¿A pesar de que fueron muchos disparos pudiste oír el nombre de la señora Norquis? Si ¿Qué dijeron? Bueno que venían de un desalojo mandao por la señora Norquis”(textual); Que los podía ver con la luz que los tenían; Que la luz era la de un faro; Que se supone que era un faro porque la luz era grande; Que en el momento en que su papá dispara todavía estaba debajo de la cama; Que si vio desde debajo de la cama a una persona que salió lesionada; Que lo vio porque cuando él estaba metiéndose por la tabla lo alumbraron; Que metía la cara; Que resultó lesionado en el pecho; Que eran las diez de la noche porque vio el reloj, que el reloj tiene luz; Que estando metido debajo de la cama observó que ellos andaban a pie, porque “ cuando ellos venían, se asomó por las hendijas de la tabla para fuera; Que la tabla no estaba quitada que vio por las hendijas de la tabla, la rajita; Que su papá en ese momento cuando oyó los disparos dijo: “ que no iba pa fuera porque ellos lo estaban llamando”; Que su mamá no dijo nada; Que su mamá lo que hizo fue arrescostarse (sic) a la cama donde él estaba.

A pregunta formulada por el Escabino Cristian Batista contestó: Que el rancho donde habitaban es grandecito; Que en metros son aproximadamente de siete metros de largo y cuatro o cinco de ancho; Que el rancho no tenía ventanas; Que solamente se puede entrar por la puerta; Que la noche en que ocurrieron los hechos la estaba la luna afuera; Que el señor Perozo se encontraba al frente del rancho; Que se encontraba como a 10 o 12 metros.

La anterior declaración la valora este Tribunal como cierta por emanar de un adolescente que en su condición de víctima, señaló de forma espontánea y clara, sin caer en contradicciones la manera cómo ocurrieron los hechos, a criterio de los Escabinos con su declaración sólo se acredita las circunstancias de tiempo, lugar y modo del hecho objeto del debate, pero que nada aporta respecto a la participación de los acusados en los mismos, lo que se analizará más adelante.

Los hechos que individualmente se aprecian de la precitada declaración son los siguientes:
a) Que el día 12 de agosto de 2005, siendo aproximadamente las 10 de las noche, se presentaron en la parcela del Asentamiento Campesino Ramón Lepaje, cuatro personas y dispararon al interior de la vivienda de la familia Herrera.
b) Que las personas que dispararon estaban vestidas de negro y tenían la cara cubierta con una capucha negra.
c) Que las personas llegaron disparando y despegaron una tabla de la vivienda o rancho e intentaron introducirse.
d) Que las personas antes de comenzar a disparar les gritaron que habían sido enviados por Norquis Briceño.
e) Que observó que amarraron al ciudadano Germires Perozo en un árbol.
f) Que como consecuencia de los hechos resultó muerto el ciudadano Carlos Wilfredo Herrera y lesionados la niña ““Identidad Omitida”” y el adolescente ““Identidad Omitida””.
g) Que los sujetos portaban una lámpara que permitía ver de adentro del rancho hacía afuera.
h) Que el hoy occiso Carlos Wilfredo Herrera disparó con una escopeta calibre 16 e hirió a uno de los sujetos en el pecho.

Castillo Herrera Osman Oswaldo, quien previo juramento manifestó ser venezolano, de 40 años, titular de la cédula de identidad N° 6.858.818, casado, residenciado en el Municipio Guanarito, de oficio dirigente agrario de Venezuela, y no tener vinculo con las partes, quien en su condición de testigo ofrecido por el Fiscal del Ministerio Público, dio la versión de sus dichos y expuso: “ Mucho antes que ocurrieran los hechos de lesiones y homicidios y todos esos delitos, por intermedio de un informe de inteligencia social organizada se pasó una información a los organismos de seguridad del estado, al Destacamento de la Guardia Nacional el cual tiene su sello húmedo ( exhibiéndolo), que dice que iban a suceder unos hechos, que se manifestaba una ejecución de una presunta acción, luego que consigné esto, cuatro meses después pasó algo muy similar de lo que se narra en el documento, el día 13-08-2005 me dirigí en horas de la mañana, a la sala de la Alcaldía de Guanare a una actividad agraria, las bases estaban nombrando al director del INTI actual y por medio de una llamada telefónica me entere que hubo la muerte en el Asentamiento campesino Ramón Lepaje, yo fui al hospital y constaté que era verdad, me llamó la atención puesto que se había pasado informe, desconozco que pasó que no se activó un mecanismo de prevención de algo que se estaba anunciando, tome fotos para cubrirme las espaldas del informe para alertar, no para que me involucren, yo lo que hice fue alertar para que no sucediera y a raíz de eso como dirigente agrario hemos venido llevando los casos del estado Portuguesa ante el Ministerio de Interior y Justicia, Defensoría del Pueblo, Fiscalía, Presidencia de la República para que no queden en la impunidad, hay muchos casos del 99-2000 que no se han visto la solución y me extraño que me llamaron en calidad de testigo y aquí estoy, es todo. “

A preguntas formuladas por el Fiscal del Ministerio Público Abg. José Torres Leal, respondió: Que conoció al señor Carlos Herrera porque: “él me fue a buscar, que lo ayudara porque le habían llegado citaciones de la Secretaria de Seguridad Ciudadana a los miembros de la cooperativa a la cual el pertenecía, que creo que se llama la Felicidad de Guanarito, y fuimos en una ocasión a la Secretaría de la Seguridad ciudadana y nos entrevistamos con los abogados para calmar las partes, porque venia un presunto desalojo, después al poco tiempo me enteré que murió, me causó dolor, ese señor me buscó, fue a mi casa, me dejó una fotocopia de la cedula de él y de su esposa, para la cuestión de la organización de la cooperativa que ellos estaban haciendo, en unas tierras que según estaban ociosas y cuando es así ellos lo solicitan al INTI y el INTI determina para quién son las tierras, la relación que mantuve con el señor fue muy corta, de un día que nos dirigimos de Guanarito de la cooperativa a la Secretaría de Seguridad Ciudadana, después de ahí fue que me entere que mataron al señor y me causó dolor ; Que si sabe que una persona se acredita la propiedad de las tierras porque: “ en una ocasión dijo que la ciudadana Norquis Coromoto Briceño era la propietaria de las tierras..” ; Que en Seguridad Ciudadana la denunciante era: “ la ciudadana Norquis Briceño fue ahí y se quejó puso la denuncia y la Secretaría de Seguridad Ciudadana emitió citaciones, a mi no me llegó citación, pero yo fui con ellos a acompañarlos…”; Que cuando fue al Hospital le vio al occiso dos orificio de balas, (mostró unas fotografías de un cadáver); Que según informaciones del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas se dice que los responsables fueron funcionarios policiales.

A preguntas formuladas por el Abogado José Ángel Añez, defensor de los acusados Dimas Ramón Silva, Gerardo Antonio Camacaro y Nerio Lugo, contestó: Que su residencia es el estado Portuguesa, municipio Guanarito; Que es dirigente agrario de Portuguesa, comisionado Agrario Nacional; Que es comisionado de la Federación Campesina de Venezuela y la Coordinadora Agraria Ezequiel Zamora; Que es Sargento Segundo del Ejército, de la reserva militar y maneja una red de inteligencia llamada grupo INRI, Inteligencia Social Organizada, el cual está inscrito en el Ministerio de Interior y Justicia; Que en un tiempo fue funcionario adscrito a la dirección de inteligencia del ejército, departamento de contra inteligencia, piso 3, Comandancia General del Ejercito; Que dentro de este caso hizo un informe de inteligencia antes de que ocurrieran los hechos; Que posteriormente de que sucedieran los hechos simple y llanamente declaró en el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas, porque cuando se venía ese día 13 de agosto en horas de la mañana vio una camioneta caribe color rojo, que venía saliendo bien temprano en la mañana de Guanarito, que creo que la camioneta está solicitada, o el dueño de la camioneta está solicitado ; Que antes de que pasaran los hechos realizó un informe de prevención y después fue llevando las fotos al Ministerio de Interior y Justicia, a la Presidencia de la Republica, que se llevan sobre los casos de campesinos y dirigentes agrarios muertos; Que no tiene ningún tipo de interés en el proceso, porque sólo la justicia se va a encargar de esto; Que el día 13 de agosto recibió llamada telefónica de unos productores de Guanarito, que le informaron que en Ramón Lepaje, parcela 35 hubo un tiroteo, que hubo unos heridos y un muerto; Que el informe lo elaboró por información que le dieron los mismos campesinos que viven por el área, que decían lo que más o menos podía suceder; Que el informe no nombra los funcionarios policiales, el informe narra que van a suceder los hechos, por una venta que hicieron de un ganado para el desalojo de las personas” .

A preguntas formuladas por el Abogado Miguel Alvarado Piña, defensor de los acusados Dimas Ramón Silva, Gerardo Antonio Camacaro y Nerio Lugo, contestó: Que le consta que hubo un muerto y dos heridos; Que no le consta quien fue, porque no vio quien lo hizo; Que elabora el expediente como la red de inteligencia, como informe confidencial que no lleva sello, ni nada del INTI; Que el informe lo elabora no como funcionario, porque el INRI es el Pueblo, el INRI es una organización de inteligencia social organizada; Que tiene nombre propio, que está registrada en el Ministerio de Interior y Justicia, el la DISIP, en el DIN; Que los informes se hacen en papel común no en papel con membrete del INRI, porque para ese momento no tenía papel membretado, pero si tiene; Que ese informe lo pasó al puesto de la Guardia Nacional de Guanarito, después al Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas, al Despacho del Presidente, al Ministerio de Interior Justicia; Que cuando realiza el informe no se identificó por la fuga de información que hay; que no lo firma, que es anónimo y que sí surte efecto; Que tiene una contraseña, una clave; Que cuando se refiere al informe del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas lo dice por la prensa, que lo manifestó cuando sucedieron los hechos, la ciudadana Gobernadora, que decía que están involucrados los ciudadanos tales, tales, y tales, Sargento o Cabo de la Policía, que salieron los nombres y todo por la prensa; Que lo sabe por lo que dijo la Gobernadora en la prensa; Que nunca en ningún momento vio el informe del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas, que lo que hizo fue declarar; Que no le consta quienes ejecutaron la acción pero se dejó guiar por las declaraciones de prensa; Que no tiene interés en el juicios; Que el informe lo entregó al Sargento Rodrigues, después al Destacamento N° 41 de la Guardia Nacional, también a Macciotta Secretario de Seguridad Ciudadana; Que esos órganos son conocedores de la existencia de la red.

A preguntas formuladas por el Abogado Rafael Omar Linares, en su condición de defensor de la acusada Norquis Briceño, respondió: Que conoció al señor Herrera, cuando los miembros de la cooperativa le buscaron para que los ayudara porque tenían una orden de desalojo; Que no los motivó para que invadieran la finca A 35, que ellos ya estaba ahí metidos, cuando los conoció; Que el INTI es el que determina si ellos se quedan en esas tierras porque ellos son los que entregan esas tierras si están ociosas.

A pregunta realizada por el Escabino Christian Batista, respondió que: “la llamada la recibí aproximadamente como a las 11 de la mañana, y me dijeron mira que hubo una plomamentazon en Ramón Lepaje, en la finca A 35 y entonces yo me acordé y se lo manifesté a los que estaban conmigo en el acto y entonces yo me dirigí al hospital y ahí venia la ambulancia y traían al señor que se había muerto y como yo cargaba una cámara porque estaba tomando fotos en el evento donde estaba y aproveche y le tomé fotos al señor” ; Que el informe que entregó a la Guardia Nacional manifestaba que presuntamente venia una muerte de una persona, indicando el sitio exacto y las personas que iban a resultar muertos.

La anterior declaración la valora este tribunal como cierta, por emanar de un ciudadano de 40 años de edad, rendida en el debate con las formalidades de ley, quien señala de manera clara y precisa aspectos parciales, anteriores y posteriores del suceso, pero que no presenció las circunstancias en que perdió la vida el ciudadano Carlos Wilfredo Herrera, ni en que resultaron lesionados el ciudadano José Germires Perozo, el adolescente y la niña, con ella se deja constancia de los siguientes hechos:

a) Que el testigo conocía al hoy occiso Carlos Wilfredo Herrera porque le había solicitado su colaboración como Dirigente Agrario, para realizar diligencias respecto a un posible desalojo.
b) Que existía un procedimiento de desalojo por ante la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Gobernación del estado, por denuncia interpuesta por la ciudadana Norquis Briceño.

En este estado la Juez Profesional resolvió conforme al numeral 4 del artículo 333 del Código Orgánico Procesal Penal, hacer uso de la excepción establecida al principio de publicidad y tomar la declaración de un niño de 10 años de edad, cuya identidad se omite por razones de ley, a puertas cerradas, por lo que se desalojó de la sala al público, y se dispuso con la anuencia de las partes que los acusados escucharan la declaración del niño, pero de manera que éste no pudiese verlos, haciéndosele ingresar a la sala acompañado de su madre Petra del Carmen Monagas.

Cedida la palabra al niño sin juramento y libre de coacción alguna manifestó: “ellos llegaron tocando la puerta y como papá no abrió tumbaron una tabla y dispararon y salió herido él (señaló al adolescente) y mi hermanita.

A preguntas efectuadas por el Fiscal Segundo del Ministerio Público, Abogado José Torres Leal, contesto: Que resultó muerto su papá; Que su papá se llamaba Carlos Herrera; Que la tabla estaba en la casa y la despegaron; Que fueron muchos disparos; Que a su papá lo hirieron aquí( Señaló el cuello y el abdomen);
Que estaba en el cuarto cerca de la pata de la cama; Que su papá estaba acostada con ellos en el cuarto; Que cuando escuchó los disparos se escondió, le dio miedo; Que su hermano adolescente estaba debajo de la cama con el niño chiquito; Que su hermano resultó herido por aquí (señaló el brazo) y mi hermanita (señaló la pierna); Que a los sujetos no los vio bien.

A preguntas formuladas por el Abogado José Ángel Añez, defensor de los acusados Dimas Ramón Silva, Gerardo Antonio Camacaro y Nerio Lugo, contestó: Que cuando eso ocurrió era de noche, que estaba durmiendo; Que su papá, mamá y hermanos también estaban acostados; Que estaba oscuro, pero ellos estaban alumbrando con un faro; Que no vio a los sujetos que disparaban.

No ejerció el derecho de pregunta la defensa de la acusada Norquis Coromoto Briceño.

La anterior declaración la valora este Tribunal como cierta, por emanar de un niño de 10 años de edad, que con absoluta espontaneidad y sencillez narró las circunstancias en que falleció su padre y resultaron lesionados dos de sus hermanos.

Los hechos que individualmente se aprecian de la precitada declaración son los siguientes:
a) Que los hechos ocurrieron de noche.
b) Que los sujetos llegaron tocando la puerta y como el ciudadano Carlos Wilfredo Herrera no abrió, tumbaron una tabla y dispararon.
c) Que fueron muchos disparos.
d) Que como consecuencia de los hechos resultó muerto el ciudadano Carlos Wilfredo Herrera y lesionados la niña y e adolescente.
e) Que los sujetos alumbraban con un faro.


Dr. Rafael Luis Bruzual, quien previo juramento manifestó ser venezolano, de 54 años de edad, casado, residenciado en Guanare, de profesión Médico Anatomopatologo, titular de la cedula de identidad N° 4.186.298, y no poseer vínculo con las partes, quien en su condición de experto ofrecido por el Fiscal del Ministerio Público, reconoció haber practicado Protocolo de autopsia N° 153-2003, de fecha 14 de agosto de 2005 y manifestó: “ se practicó la autopsia a un cadáver identificado, como Carlos Herrera de 52 años, con una herida de arma de fuego a nivel de hombro izquierdo sin orificio de salida, tenía un hematoma superficial a nivel de flanco izquierdo, se practica la autopsia encontrándose entonces una herida por arma de fuego a nivel de hombro izquierdo cuya trayectoria pasa al segundo hiato costal pasando el tórax, lesionando el pulmón izquierdo, pasa por parte de la columna vertebral y el pulmón derecho alojándose en región infraescapular derecha, se produce un hemoneumotorax bilateral y un colapso de los pulmones provocando la muerte como un shock hipovolemico y se produce la muerte”

A preguntas formuladas por el Fiscal del Ministerio Público Abg. José Torres Leal, respondió: Que se trató de una lesión provocada por un arma de fuego a nivel de hombro izquierdo, cuya trayectoria pasa al segundo hiato costal pasando el tórax, lesionando el pulmón izquierdo, pasa por parte de la columna vertebral y el pulmón derecho alojándose en región infraescapular derecha, que se produce un hemoneumotox bilateral y un colapso de los pulmones provocando la muerte como un shock hipovolemico; Que el orificio de entrada era oblicuo, que no había restos de pólvora, que la distancia era más o menos de 70 centímetros.

A preguntas formuladas por el Abogado José Ángel Añez, defensor de los acusados Dimas Ramón Silva, Gerardo Antonio Camacaro y Nerio Lugo, contestó: Que la autopsia se le practicó a Carlos Herrera, de 53 años de edad; Que se trataba de una herida por arma de fuego; Que presentaba un orificio de entrada a nivel de hombro izquierdo, que no tenía orificio de salida; Que presentaba un hematoma a nivel de flanco izquierdo, aproximadamente 3 centímetros, y excoriaciones; Que se produce una lesión en los pulmones, con una pérdida de sangre profusa que no le permite al corazón bombear sangre al organismo.


Testimonio al cual se le otorga el valor de plena prueba, en virtud de haber sido rendido dentro del debate con las formalidades de ley, por un experto, con los conocimientos propios de su profesión, quien depuso de manera clara y coherente, con el cual quedó demostrada la muerte del ciudadano Carlos Wilfredo Herrera y que la causa de la misma, fue una herida de arma de fuego que le produjo un schok hipovolémico.

Miguel Segundo Pérez, quien previo juramento manifestó ser venezolano, de 32 años de edad, soltero, residenciado en Guanare, de profesión Técnico Superior Universitario del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, y no poseer vínculo con las partes, quien en su condición de experto ofrecido por el Fiscal del Ministerio Público, reconoció haber practicado Inspección N° 774, de fecha 13-08-2005, y manifestó: “ Yo practiqué una inspección técnica que consta en el expediente que realice en la avenida los agricultores entre la Urbanización el Placer y la Urbanización la Gracianera, dicha vía carece de acera en los laterales, como punto de referencia se toma un canal para el desagüe y las barandas de un pequeño puente, la vía es de doble sentido para vehículos automotores y libre para los peatones y ahí no se colectó ningún tipo de evidencias de interés criminalístico, es lo que tengo que decir al respecto” .

A preguntas formuladas por el Fiscal del Ministerio Público Abg. José Torres Leal, respondió: Que se realizó la inspección por que allí se había cometido un delito; Que no sabe quien fue la víctima, pero que ahí se cometió un delito de robo con lesiones.

A preguntas formuladas por el Abogado Miguel Alvarado Piña, defensor de los acusados Dimas Ramón Silva, Gerardo Antonio Camacaro y Nerio Lugo, contestó: Que se practicó el 13-08-2005; Que se realizó por solicitud del Fiscal del Ministerio Público, que no recuerda el Fiscal; Que el delito fue robo con lesiones;
Que no recuerda sí se apertura la averiguación el 12 para el 13 de agosto.

A preguntas formuladas por el Abogado Rafael Omar Linares, en su condición de defensor de la acusada Norquis Briceño, respondió: Que la solicitud de la inspección llega a la oficina del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas; Que llega del Fiscal del Ministerio Público; Que la solicitud siempre les dice que se practique inspección técnica y cualquier otra diligencia para efectuar el esclarecimiento de los hechos;

La anterior declaración la valora este tribunal como cierta, por emanar de un funcionario hábil con los conocimientos propios de su profesión, en ejercicio de sus atribuciones como investigador, quien depuso en forma clara, firme y coherente sobre la manera en que se practicó las inspecciones.

Con la anterior declaración en relación a inspección N° 774, de fecha 13-08-2005, se deducen los siguientes hechos:

a) Que el funcionario de investigación practicó inspección en la avenida los agricultores entre la Urbanización el Placer y la Urbanización la Gracianera.
b) Que la inspección se realizó a solicitud del Fiscal del Ministerio Público por la apertura de una investigación por un delito de robo con lesiones.
c) Que no se colectó evidencias de interés criminalístico.

Seguidamente le fue exhibida inspección N° 776 de fecha 13-08-2005, reconoció haberla practicado y expuso: “ Se trata de una inspección que se realizó a un cadáver que carecía de vestimenta en la morgue del hospital Dr. Miguel Oráa, presentaba para ese entonces una herida con bordes irregulares por la región distoídea del lado izquierdo; excoriaciones en la región costal ilíaca también del lado izquierdo, de allí se colecta del cadáver, sustancia hemática de interés criminalístico, también se colectó apéndices pilosos de la región cefálica para posteriores análisis, es todo lo que tengo que decir”.

A preguntas formuladas por el Fiscal del Ministerio Público Abg. José Torres Leal, respondió: Que la región deltoidea comprende toda la región del hombro; Que la herida fue del lado izquierdo; Que no presentaba orificio de salida, que era una sola herida con orificio de entrada; Que las excoriaciones eran en la región heliaca del lado izquierdo, que pueden ser producidas por el roce con un objeto fijo áspero; Que un proyectil no produce excoriaciones, sino que deja una marca más profunda.

No formularon preguntas los abogados defensores ni el tribunal.

Con la declaración del funcionario Miguel Segundo Pérez en relación a la práctica de inspección N° 783, de fecha 14-08-2005, se deducen los siguientes hechos:

a) Que el funcionario de investigación practicó inspección al cadáver de Carlos Wilfredo Herrera, en la morgue del Hospital Dr. Miguel Oráa.
b) Que el cadáver presentaba una herida en la región del hombro izquierdo, con orificio de entrada y sin orifico de salida. Asimismo, que presentaba excoriaciones en la región heliaca del lado izquierdo.
c) Que se colectó como evidencias de interés criminalístico del cadáver muestra de sustancia hemática y apéndices pilosos de la región cefálica.

Seguidamente le fue exhibida inspección N° 783 de fecha 14-08-2005, reconoció haberla practicado y expuso: “ Esa fue un acta de inspección que se realizó en el Asentamiento Campesino Ramón Lepaje, Sector Palmarito, margen derecho que conduce al Caserío Caño de Indio Municipio Guanarito, la inspección consta de dos viviendas tipos campestres, las cuales se encuentran dentro de un lote de terreno con diversos tipos de vegetación, cercadas con alambre de púas y estantillos de madera, en la fachada como medio de ingreso posee un peine falso que nos permite llegar a la vivienda como a uno 70 metros a una de las viviendas, la misma presenta un porche largo de forma horizontal, con dos pequeñas habitaciones o cuartos, una del lado derecho y otra del lado izquierdo, la primera habitación posee una puerta de madera de una sola hoja con una bisagra del lado derecho, esta bisagra son tipo elástica, que en ese entonces presentaba desprendimiento, la puerta se encuentra llena de lodo y sucio ocasionada evidentemente por hacer contacto con algún tipo de calzado, la vivienda esta estructurada por listones de madera hecha por laminas de zinc y piso de tierra natural, en el interior de la habitación del lado derecho se observaron varias butacas de las que son utilizadas para sentarse, una hamaca y otros objetos que no los recuerdo en estos momentos, se observó que una de las butacas presentaba manchas de color pardo rojizo, con una proyección por salpicadura, así mismo entre la pared lateral derecha y anterior se encuentra un listón de madera que presentaba un impacto por un objeto de igual cohesión molecular, ese impacto era ascendente con una grieta posterior, se colecta muestras de las manchas pardo rojizo y no trasladamos al porche y se colecta suelo natural donde estaban las pisadas, la otra pieza, no tenía puerta y depositaban diversos objetos agrícolas, de este mismo lado en la parte externa del porche nos encontramos un fogón de leña campestre, luego hicimos un recorrido como de 400 metros por un camino o trocha bien caluroso, nos encontramos con una cerca de alambre de cuatro hebras de alambre de púas y estantillos de madera presentaba signos de cortes, esta cerca divide la Cooperativa de una finca de la señora Norquis si mal no recuerdo, continuando por el camino de trocha como a unos 700 metros, hicimos acto de presencia en otra vivienda familiar, tipo campestre, con un porche bastante extenso, techo de zinc y suelo natural, afuera se observaron distinto tipo de objetos, una bombona una cocina de gas y otros objetos que no recuerdo, del lado derecho tiene una puerta de madera de una sola hoja, esa puerta tiene una cerradura en la parte interna la cual consiste en un pasador, por las adyacencias en la parte derecha interior se observaron dos impactos que fueron ocasionados evidentemente por un objeto de igual cohesión molecular, el cuarto también es de forma horizontal, allí colgaban cuatro hamacas entre la pared izquierda anterior y posterior, se observó una cama matrimonial con colchón sin sabanas, por la pared anterior lado derecho de la entrada de ingreso a la habitación, se observaba dos cajones de madera, una cesta sintética, y diversos objetos, tomando como referencia la segunda hamaca se observaron manchas pardo rojizo, de ahí se colectó ese tipo de mancha como evidencia de interés criminalístico, adyacente a la cesta sintética de las que son utilizadas para almacenar ropa se encontraba una prenda de tipo gorra de color anaranjado y también se colectó muestra de suelo natural, cabe destacar que en esa vivienda en lo que es las tablas que conforma las paredes laterales dejaban una abertura entre si de lo que una madera y otra madera, como de dos o cinco centímetros entre si, parte de los bordes de esta madera presentaban perdida del material que lo conforma debido al roce o al contacto de un objeto de un objeto de un objeto de igual o mayor cohesión molecular, es todo “

A preguntas formuladas por el Fiscal del Ministerio Público Abg. José Torres Leal, respondió: Que en la primera vivienda residía un señor llamado José Perozo; Que se encontraba acompañado por el funcionario Jorge Morón; Que se practicó la inspección porque se había cometido un hecho punible, un homicidio; Que el lugar donde vive José Germires da posterior a una finca de la señora Norquis; Que eso queda en el Asentamiento Ramón Lepaje, Sector Palmarito; Que el homicidio fue en la segunda vivienda, donde se colectó la gorra en la última casa que se describió; Que la vivienda tenía un impacto en la puerta; Que no recuerda si tenía impactos de bala la madera, pero que los bordes de la tabla presentaban perdida material que lo conforman, por el roce o el contacto de un objeto contundente. Podía ser un proyectil o el contacto de un tubo o pieza metálica; Que se colectó evidencia de manchas color pardo rojizo, una gorra y una muestra de suelo natural; Que no encontró arma de fuego; Que tenía conocimiento que al lugar habían llegado la Guardia Nacional y colectaron unas evidencias, que no sabe cuáles; Que el lugar queda bastante lejos de Guanare;
Que practicaron la inspección el 14-08-2005; Que para el momento en que Iban de una a otra vivienda estaba lloviendo; Que la distancia entre las dos viviendas es de aproximadamente como un kilómetro y doscientos metros; Que tardó en llegar de la primera a la segunda vivienda 20 minutos; Que no sabe a quién pertenece la gorra que colectaron; Que la gorra era anaranjada, que la parte posterior decía algo; Que en la vivienda no había nadie, que fueron acompañados por unas personas; Que el occiso es de apellido Herrera.

A preguntas formuladas por el Abogado Miguel Alvarado Piña, defensor de los acusados Dimas Ramón Silva, Gerardo Antonio Camacaro y Nerio Lugo, contestó: Que practicó la inspección con el funcionario Jorge Morón; Que su función era dejar constancia del lugar, para dejar constancia de su posible alteración o modificación y para recolectar algún tipo de evidencia que requieran un posterior análisis para el esclarecimiento de los hechos; Un sitio puede ser modificado por ejemplo por la lluvia; Que encontró dos vivienda y un lote de ese terreno; Que no recuerda las hectáreas, que son terrenos de la Cooperativa; Que es una afirmación que recogen en ese momento, y que preguntan para orientarse; Que la primera casa queda como a setenta metros de la orilla de la carretera, que el porche queda al frente de la carretera; Que de esa casa por la parte posterior se dirigieron a la segunda vivienda; Que tardó de 20 a 25 minutos, que serían como 1200 metros; Que de los que recabaron se trataba de la familia Herrera; Que por el camino no encontraron otra vivienda; Que la casa estaba conformada de listones de madera, techo de laminas de zinc, y piso de tierra natural; Que listón es un pedazo de tabla de madera plano y como base del grueso, que cada listón tiene de 8 a 15 centímetros; Que los listones estaban completos, que no había despegado ninguno, que recordase.


A preguntas formuladas por el Abogado Rafael Omar Linares, en su condición de defensor de la acusada Norquis Briceño, respondió: Que en la inspección lo acompañaban Jorge Morón y andaban otras personas que no recuerda quienes eran, que no les pidió identificación; Que el funcionario que le acompaña se encarga de levantar el acta en el lugar y con quien se entrevistan y el testigo se encarga de realizar la inspección técnica; Que tiene 14 años de egresado del Instituto; Que si vio materias, que tiene curso de técnica policial; Que las personas que andaban les indicaron que el lindero era de Norquis Briceño; Que la segunda vivienda era de forma horizontal, con siete metros de ancho por tres y media de fondo; Que estaba constituida por una sola habitación, que había un lote de terreno con diversa vegetación y una vivienda tipo campestre con techo de zinc, piso natural y paredes de madera; Que el recorrido lo hizo a pie; Que la inspección la practicó el 14-08-05, bajo la supervisión del Fiscal del Ministerio Público que lleve la causa; Que ingresó a la segunda vivienda porque la puerta estaba abierta; Que de adentro si se podía observar pero no muy claro; Que la separación de los listones es dos a cinco centímetros, que había que acercarse para ver, más o menos un metro, metro y medio; Que no hay luz artificial que el recuerde.

Con la declaración rendida en relación a la práctica de inspección N° 783 de fecha 14-08-2005, se establecen los siguientes hechos:

a) Que el funcionario practicó la inspección técnica a dos viviendas, en el Asentamiento Campesino Ramón Lepaje.
b) Que la primera vivienda era la de Germires José Perozo y la segunda de la familia Herrera.
c) Que la vivienda de la familia Herrera estaba conformada por listones de madera.
d) Que las tablas que conforma las paredes laterales de la casa de la familia Herrera, dejaban una abertura entre si de lo que una madera y otra madera como de dos o cinco centímetros entre si, parte de los bordes de esta madera presentaban perdida del material que lo conforma.
e) Que el funcionario respecto a sí los listones de madera que conforman la casa de la familia Herrera manifestó que no recordaba si faltaba alguno.
f) Que el funcionario Miguel Segundo Pérez realizó la inspección técnica y que le acompañaba Jorge Morón quien se encargó de elaborar el acta en el lugar e indicar con quienes se entrevistaban.
g) Que las personas del lugar les indicaron que el lindero era de Norquis Briceño.
h) Que en la vivienda de la familia Herrera colectaron como evidencias manchas color pardo rojizo, una gorra y una muestra de suelo natural.
i) Que en la vivienda de la familia Herrera no había nadie, que la puerta estaba abierta, que los acompañaron otras personas de quienes no recuerdan su nombre.

Luis José Carillo, quien previo juramento manifestó ser venezolano, de 37 años de edad, casado, residenciado en Guanare, titular de la cédula de identidad N° 7.446.106, de profesión funcionario público, adscrito al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, y no poseer vínculo con las partes, quien en su condición de experto ofrecido por el Fiscal del Ministerio Público, reconoció haber practicado Inspección N° 797, de fecha 13-08-2005, y manifestó: “ Una inspección que se realizó a la parcela señalada con el N° 35, se hace la descripción de la parcela que está cercada con alambre de púas y estantillos, una vivienda y localizamos en uno de los potreros un animal un caballo el cual tenía una sustancia pardo rojiza en el cuello, colectamos dicha sustancia mediante técnica de maceración y se embala, posteriormente en el inmueble localizamos una silla de montar, una goma espuma y una bicicleta, colectamos esta evidencia también, eso fue todo” .

A preguntas formuladas por el Fiscal del Ministerio Público Abg. José Torres Leal, respondió: Que cuando llegaron al lugar dijeron que la parcela era de la señora Norquis; Que el sitio es: “ una parcela que se encuentra del lado derecho de la vía y la parcela está cercada por alambre de púas y estantillo de madera, y adentro hay una vivienda familiar con paredes de bloques, techo de zinc y piso de concreto”; Que observó un caballo blanco y gris, que estaba del lado de la vivienda, en los potreros del lado izquierdo; Que al momento que llegaron al sitio se manejaban una serie de versiones de que una de las personas de este hecho había salido herida y había salido en ese animal; Que se colecta la muestra por técnica de maceración que es mediante una solución salina y un segmento de gasa, se humedece la gasa se frota la zona y posteriormente se embala para la protección de la muestra; Que colectaron la montura de un caballo, una goma espuma, una bicicleta y tierra de una de las zonas de la adyacencia de la zona; Que se colecta la montura porque ella también contenía al igual que la goma espuma una sustancia color pardo rojizo; Reconoció la montura exhibida por el Alguacil de sala, como la montura colectada y mostró por un costado donde se encontraba la sustancia, indicando que aún había rastros de sangre; Que colectaron la goma espuma porque también tenía este tipo de sustancia y que la referida goma espuma en ocasiones se usa debajo de la montura para no dañar al animal; Que la montura fue colectada en el interior de la vivienda, que en la misma no se encontraba nadie, y como estaba abierto inspeccionaron el lugar; Que el lugar es alejado de Guanare como dos horas y media.

A preguntas formuladas por el Abogado Miguel Alvarado Piña, defensor de los acusados Dimas Ramón Silva, Gerardo Antonio Camacaro y Nerio Lugo, contestó: Que se trasladó a la parcela para dejar constancia del lugar, los inmuebles, los potreros y una especie de establo; Que el investigador se basa en las orientaciones o indagaciones que se hacen en el sitio y se va a manejar el sitio con los testimonios que tienen, van a inspeccionar el sitio y de allí se recolecta las evidencias; Que en la inspección se hace mención de lo que está en el lugar, se plasma en el acta y se recolecta las evidencias; Que si le corresponde colectar evidencias; Que el caballo estaba suelto; Que la sustancia hemática en el caballo no tenía mucho tiempo porque: “ Podemos decir que no fue un tiempo demasiado largo, porque estos animales están en zona montañosa y también son sometidos a limpieza y si pasa mucho tiempo esa sustancia desaparece”; Que la sustancia puede desaparecer con la sudoración, que la data de la misma no era muy antigua; Que practicó la inspección el día 13-08-2006; Que no puede establecer con exactitud la data de la sustancia.

A preguntas formuladas por el Abogado Rafael Omar Linares, en su condición de defensor de la acusada Norquis Briceño, respondió: Que la inspección se realizó el 13 de agosto de 2005; Que lo acompañó el funcionario Sadiel Ramírez que estaba en la parte investigativa; Que “ La información que se manejo para ese momento es que las personas que habían realizado este hecho habían entrado y salieron de esta parcela y que ahí se encontraba el caballo en el que se cometieron los hechos”; Que las rejas del terreno estaban abiertas, tanto el peine como las puertas de la casa; Que habían objetos que hacían presumir que si habitaban personas allí, pero que no era habitada habitualmente; Que al momento de llegar no había persona alguna; Que las informaciones las obtienen por el funcionario que hace de funcionario investigador, y en base a esa información se realizó la inspección; Que la vivienda está cerca de la carretera, que si se puede ver desde allí como las que están a la orilla de la carretera y otras que están en el flanco lateral izquierdo pero si se ven otras casas desde allí; Que el caballo estaba suelto; Que el caballo estaba dentro de la parcela, tipo domesticado, que esos animales son domesticados, se habituan a la presencia de las personas; Que el caballo no tenía lesión; Que hay sitios donde venden este tipo de equipos de montura para caballos; Que la silla o montura la colectó dentro del inmueble; Que es la misma silla por las características que esta presenta y la sustancia que todavía presenta; Respecto a la orden para ingresar a la vivienda manifestó: “ Recuerdo que se maneja una información del investigador y fuimos hasta allá esperando que se encuentre alguien y nos diera permiso para efectuar la inspección y como ahí no se encontraba nadie procedimos a realizar la inspección y se dejó constancia de esto en el acta; Que si podía haber entrado el caballo por la puerta; Que la goma espuma se encontraba adyacente o cerca de la montura en una entrada de la vivienda, a los lados de la puerta de la vivienda; Que a la vivienda se ingresaba por una puerta de madera; Que la puerta para ese momento estaba abierta, que no tenía ningún mecanismo para dejarla abierta; Que abierta es de par en par, Que no tenía cerradura; Que la información “ que nos dieron era que la parcela la tenía la señora Norquis y que hay habían unos obreros”.

A preguntas formuladas por el Escabino Christian Batista, contestó: Que la vivienda es la primera que ubicamos al margen de la carretera.

La anterior declaración la valora este tribunal como cierta, por emanar de un funcionario hábil con los conocimientos propios de su profesión, quien practicó la inspección y experticias en ejercicio de sus atribuciones como experto del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, quien depuso en forma clara, firme, conteste y coherente sobre la misma.

Con la anterior declaración en relación a inspección N° 797, de fecha 13-08-2005, se deducen los siguientes hechos:
a) Que el funcionario practicó la inspección técnica en la parcela A 35 del Asentamiento Campesino Ramón Lepaje de Guanarito, el día 13 de agosto de 2005.
b) Que les informaron que la vivienda era de la señora Norquis Briceño, pero que la misma se encontraba sola, totalmente abierta tanto en el peine de acceso a la parcela como la puerta de la vivienda.
c) Que observaron a un caballo que presentaba muestras de sustancia hemática, que el mismo se encontraba suelto con apariencia de domesticado y que no estaba herido.
d) Que la muestra de sustancia hemática del caballo era de reciente data, conclusión dada por el funcionario con base en sus máximas de experiencia, según la cual estos animales son sometidos a procesos de limpieza y además la sudoración también puede hacer desaparecer dicha sustancia.
e) Que al momento en que el funcionario llegó al sitio, manejaba la versión de que una de las personas involucradas en el hecho había salido herida y había salido en ese animal.
f) Que colectaron dentro del inmueble como evidencias de interés criminalistico una montura para caballo y una goma espuma que se utiliza para protegerlo, ambas evidencias impregnadas de sustancia hemática.

Seguidamente le fue exhibida Experticia física de barrido N° 164 de fecha 25-08-2005, reconoció haberla practicado y expuso: “Si, esa es una experticia de barrido que se hizo a una gorra donde se iba a buscar apéndices pilosos, se hace una descripción de la pieza y se somete a técnicas de barrido, y se determina que son de la especie humana y que son de la área cefálica “

Cedido el derecho de preguntas a las partes y escabinos no hicieron uso del mismo.

La anterior declaración del funcionario José Luis Carrillo la valora el Tribunal, llevando a la convicción única y exclusivamente en lo referente a la existencia de apéndices pilosos, de la especie humana y del área cefálica en la gorra colectada en la vivienda de la familia Herrera, lo que resulta de adminicularse con la declaración del funcionario Miguel Segundo Pérez, en relación a la inspección N° 783 de fecha 14-08-2005.

Seguidamente le fue exhibida Experticia hematológica N° 160 de fecha 25-08-2005, reconoció haberla practicado y expuso: “Una experticia hematológica que se iba realizar a un pedazo de gasa, donde el funcionario colectó una sustancia hemática de la herida del occiso, hacemos el análisis respectivo, que consiste de un análisis de orientación, que en el caso de ser positivo nos va a dar una coloración específica, luego que tenemos este análisis de esta sustancia hemática, se realiza la prueba de certeza, que es donde vamos a observar cristales que se forman en sustancia hemática y posteriormente, vamos a determinar el grupo sanguíneo, en este caso se determinó que el grupo es del tipo “O” , es todo” .

A preguntas formuladas por el Fiscal del Ministerio Público Abg. José Torres Leal, respondió: “En este caso según la solicitud que hace el funcionario técnico que va al sitio igualmente hace la colección de esta sustancia, mediante técnica de maceración, tomada como lo expliqué anteriormente impregnada de una sustancia de solución salina y se coloca sobre la herida de la persona que se tiene y se hace posteriormente el embalaje para conservar la muestra” y que en este caso resultó ser sangre de tipo “o”.

No ejercieron el derecho de preguntas los abogados defensores ni el Tribunal.

La anterior declaración del funcionario José Luis Carrillo la valora el Tribunal, llevando a la convicción única y exclusivamente en lo referente a que la muestra de sustancia hemática colectada en la herida del occiso, es del grupo sanguíneo tipo “O” .

En este estado le fue exhibida la experticia hematológica barrido y química N° 167, reconociendo haberla practicado y manifestó al respecto: “Es una experticia hematológica barrido y química a unos zapatos deportivos, un pantalón y una franela tipo chemisse, en la experticia de barrido logramos recolectar lo que había en el calzado, en la experticia de barrido se recolectó en el calzado tierra arcillosa arenosa y en el resto de las evidencias se determinó que había sustancia hemática ya que se realizó la prueba de iones de nitrato, que dio como positivo sólo en el chemisse” .

A preguntas formuladas por el Fiscal del Ministerio Público Abg. José Torres Leal, respondió: Que en la solicitud que le realizaron el funcionario que hace el pedimento no le señaló de quien eran las ropas, que sólo hace el análisis respectivo; Que los rastros de suelo eran: “arenoso arcilloso, de color marrón, hay unas características de los materiales y las adherencias que presentan sean vegetal u otro que contengan allí” ; Que en la franela chemisse negro, dio positivo ión de nitrato, se realiza para determinar que hay residuos de pólvora, indicando que hubo pólvora deflagrada; Que la prueba de ión de nitrato es una prueba que se realiza para determinar si en dicha pieza había restos de pólvora y aquí nos dio positivo de que había residuo de pólvora; Que la sustancia hemática en la franela era de color pardo rojiza y el análisis que se realizó determinó que era sangre tipo “O”; Que no recuerda el número exacto del zapato pero que era grande; Que podía ser 42, 43 dependiendo de la fabrica que lo realiza; Que el pantalón era de color negro.

A preguntas formuladas por el Abogado José Ángel Añez, defensor de los acusados Dimas Ramón Silva, Gerardo Antonio Camacaro y Nerio Lugo, contestó: Que lo que le llega es el memo solicitando realizar las experticias que se le vayan a realizar a las evidencias, pueden ser colectadas por el funcionario, por el técnico que va a un sitio, colectada por el investigador, puede ser llevada al despacho, por una persona que la consigna, hay diversidad de formas de solicitar este tipo de evidencias, ya sea el técnico, el investigador u otra persona que la consigne al despacho; Que el memo hace la solicitud notificando las evidencias y el tipo de análisis que se debe hacer.

No ejerció el derecho de preguntas la defensa de la acusada Norquis Briceño ni el Tribunal.

Los hechos que individualmente se aprecian de la precitada declaración son los siguientes:
a) Que el funcionario practicó experticia hematológica, barrido y química a una franela chemisse, a un pantalón y zapatos.
b) Que las evidencias le fueron remitidas mediante memo en el que se le indicó la experticia a realizar.
c) Que el pantalón y la franela chemisse eran de color negro.
d) Que la franela chemisse presentaba muestra de sustancia hemática del grupo sanguíneo del tipo “O”
e) Que en la franela chemisse negro, dio positivo ión de nitrato, que se realiza para determinar que hay residuos de pólvora, indicando que hubo pólvora deflagrada
f) Que el calzado presentó muestras de suelo natural arenoso arcilloso, de color marrón con características de minerales.

Seguidamente le fue exhibido Informe y experticia N° 171, fecha 26-08-2005, la cual el funcionario Luis José Carrillo reconoció haber practicado y expuso: “ En este caso se realizó una experticia de barrido en un vehiculo Caribe color rojo, la cual se realiza en el piso de este vehiculo donde colectamos material heterogéneo, en este caso tierra, igualmente en el informe se especifica que en la puerta del vidrio derecho en su parte interna, había un mecanismo de formación por limpiamiento y que el vidrio fue expuesto a una limpieza manual y se somete a un macerado para saber qué tipo de sustancia había allí y la sustancia que se determinó en el laboratorio, es que era una sustancia hemática de naturaleza humana y como estaba muy diluida no se supo el grupo, pero era de la especie humana. La descripción que se hace es una observación macroscópica del vehículo tanto por fuera como por dentro, estamos investigando también un hecho de sangre; estamos viendo que vinculación puede haber de este vehiculo en este hecho, lo que llama la atención es que esa zona específicamente, es la que estaba como limpiada y me hizo presumir de que ahí pudo haber un tipo de sustancia y por un apuro no fue bien limpiada lo que llama la atención y es lo que me hace a mi hacer el macerado para determinar que tipo de sustancia y este caso estoy buscando sustancia de naturaleza hemática que los análisis respectivo arrojaron que si era sangre y de la especie humana. Que era una caribe roja, 442, vehículo rustico que puede ser utilizado en el campo.

A pregunta formulada por la Escabino Mújica Velásquez Rosa Mercedes, contesto: Que no se determinó el tipo de sangre porque estaba muy escasa, para hacer este tipo de análisis, pero si determinó que era sangre y que era de una persona de la especie humana, que fue tanta la limpieza que hicieron que estaba muy diluida.

A pregunta formulada por el Escabino Christian Batista manifestó: Que el vehículo se encontraba en el estacionamiento del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas.

Los hechos que individualmente se aprecian de la precitada declaración son los siguientes:
a) Que el funcionario practicó experticia de barrido a una Camioneta Caribe 442, de color rojo, que se encontraba en el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas.
b) Que en el piso de este vehículo colectaron material heterogéneo, tipo tierra.
c) Que en la puerta del vidrio derecho en su parte interna había un mecanismo de formación por limpiamiento y que el vidrio fue expuesto a una limpieza manual.
d) Que la sustancia se somete a un macerado para saber que tipo de sustancia había allí y la sustancia que se determinó en el laboratorio es que era una sustancia hemática de naturaleza humana.

En este mismo orden le fue exhibida Informe de prueba luminol N° 178, de fecha 1 de octubre de 2005, reconociendo el funcionario Luis José Carrillo haberla practicado y expuso: “Es un ensayo que se realiza con la finalidad de determinar si en una superficie determinada hay sustancia hemática, vamos al sitio, avenida los agricultores, Barrio el Cambio que queda entre la urbanización el Placer y la Gracianera, en esta zona que es donde se iba practicar el luminol se hace sobre un área que se cubre que quede oscuro, porque si da positivo el luminol va a dar una coloración azulada, cuando hice este tipo de análisis en el sitio, no se observó ninguna característica de la sustancia, es todo”

A preguntas formuladas por el Fiscal del Ministerio Público Abg. José Torres Leal, respondió: Que en este sitio se manejaba la hipótesis de que estaba una persona herida u ocurrió un hecho de sangre, lo que lleva a determinar si la persona victima o victimario estaba herida y si pudo haber dejado rastros de sangre, eso es lo que lleva al funcionario al investigador a solicitar este t